Periodos de rebeldía infantil, factores que pueden desencadenarlos

Periodos de rebeldía infantil
Es más fácil decirlo que hacerlo por lo tanto no es sencillo lograrlos.

Cuando los niños se niegan a seguir las instrucciones de su padres

Es necesario que entendamos que los periodos de rebeldía infantil se producen a lo largo del desarrollo del niño. Existen situaciones familiares que podrían desencadenar la aparición de estos episodios.

Al lograr identificar algunos de los siguientes factores como causante de la rebeldía infantil en nuestros hijos será más fácil encausar su comportamiento.  Algunas de esas causas de la rebeldía infantil que podemos encontrar serian:

  • Nacimiento de un nuevo hermano.
  • Separación de los padres.
  • Mudanza de ciudad o cambio de colegio.
  • Desacuerdo de los padres con relación a las normas y los límites de la casa.
  • Desautorización entre los padres.
  • Falta de límites claros.

(Lee también: Pequeños tips para que triunfes en lo que te propongas)

Periodos de rebeldía infantil. Clave para hacerle frente

Esta reside en el control que tengamos de las propias emociones. Son estas las que provocan los malos comportamientos o episodios de desobediencia en los niños. Es más fácil decirlo que hacerlo por lo tanto no es sencillo lograrlos. Sin embargo, el autocontrol de sus padres les demuestra a los niños rebeldes que sus problemas son su propia responsabilidad. Asimismo les demuestra que están muy lejos de tener controlada la situación.

Periodos de rebeldía infantil
el autocontrol de sus padres les demuestra a los niños rebeldes que sus problemas son su propia responsabilidad.

Conozcamos algunas medidas que pueden ayudar a afianzar la identidad de nuestros niños de manera efectiva. De esta forma evitaremos que estos episodios se transformen en problemas de conducta.

  • Es importante establecer reglas claras y apropiadas a su edad.
  • No se ría de las maldades y travesuras de tus hijos.
  • Jamás permitas que le grite ni que te falten el respeto.
  • Plantéale varias posibilidades sobre lo que quieres que haga pero siempre cumpliendo con tus condiciones.
  • Refuerza las conductas positivas cuando sucedan. Por ejemplo con elogios, besos o abrazos.
  • Lo mejor es evitar el castigo porque no suele tener resultados positivos perdurables en el tiempo.
  • Reafirma tu amor, nunca le digas que has dejado de quererle.
  • Antes las rabietas evita perder la calma y el autocontrol.
  • Escucha lo que tiene que decir. No te impongas sin haber escuchado sus razones.

(Lee también: El límite del compromiso, donde los dos miembros no siempre coinciden)