Personas mayores considerados frágiles o de alto riesgo

Personas mayores considerados frágiles
Gracias al aumento de la esperanza de vida, existen muchas personas que superan los 85 años.

Para ayudarlos en los cuidados que necesitan

Hay muchas personas mayores que, según diferentes criterios, son considerados frágiles o de alto riesgo. Por lo que es importante poder detectar quienes son estos ancianos lo cual permitirá ayudarles en los cuidados que requieran.

(Lee también:Personas mayores de 40 años deberían trabajar solo 20-30 horas)

Personas mayores considerados frágiles
Al hablar de fragilidad no nos referimos solo a su salud

Gracias al aumento de la esperanza de vida, existen muchas personas que superan los 85 años. Por ejemplo, algunos ellos pueden encontrarse a los mayores que:

  • Gozan de buena salud
  • Los que padecen una enfermedad crónica
  • Los conocidos como ancianos de alto riesgo o frágiles.

Con relación a estos últimos, su situación y características especiales requieren de cuidados concretos.

Personas mayores considerados frágiles. ¿Quiénes son?

Por otro lado, este concepto no es fácil de concretar porque en ocasiones se confunde con el de mayor dependiente. Sin embargo, al hablar de fragilidad no nos referimos solo a su salud o a sus funciones como ocurre con las personas dependientes. En este tema entra en juego otros factores como los sociales y familiares. Con relación a ser frágil se entiende como un concepto multifactorial.

Además, puede presentarse casos en ancianos considerados frágiles y dependientes pero también frágiles no dependientes, y viceversa. Al mismo tiempo el grado de fragilidad puede variar de una persona a otra. En tal sentido, debemos tomar en cuenta los cambios que los factores clasificatorios experimentan en el tiempo. Conozcamos una serie de criterios que engloban los factores que definen a una persona mayor como frágil o de alto riesgo.

  • En cuanto a su estado de salud.
  • Sufrir de una enfermedad crónica o problemas de invalides, físicos o psíquicos.
  • Mayor a 85 años.
  • Percibe su mala salud.
  • Toma muchos medicamentos.
  • Haber sufridos muchas caídas.
  • Haber padecido un accidente cerebrovascular.
  • Estar desnutrido.
  • Capacidad funcional
  • Depende de otra persona para hacer sus cosas.
  • No poder trasladarse solo de un lugar a otro
  • Capacidad mental
  • Sufrir de depresión.
  • Presentar demencia o alzhéimer
  • Situación social y familiar
  • Soledad
  • Haber perdido a su pareja recientemente.
  • Tener problemas económicos.
  • No tener de alguien que lo cuide y si la tiene no estar a gusto con su situación.

(Lee también: Optimizar la movilidad en personas mayores de 50 años)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.