Problemas de circulación en las piernas, algunos consejos para combatirlo

Problemas de circulación en las piernas
Lo primero que debes hacer y lo más lógico es ponerlas en movimiento.

Podremos tener unas piernas ligeras, esbeltas y tonificadas

En la medida que pasa el tiempo por diferentes factores se va a empeorando la circulación en las piernas. Podemos sentir pesadez y ver aparecer más varices o celulitis con más facilidad. En este artículo compartiremos algunos consejos para combatir los problemas de circulación en las piernas.

(Lee también: Duras venas, varices en los hombres)

Problemas de circulación en las piernas. Adoptemos estos sencillos hábitos

  • Combate el sedentarismo. Lo primero que debes hacer y lo más lógico es ponerlas en movimiento. Debemos proponernos no pasar más de una hora sentado. Puedes levantarte y hacer algún estiramiento o aprovechar hacer algún recado, tomar agua, etc.
  • Mejora la postura. Las personas que pasan mucho tiempo de pie también deben cuidar su postura. Es tan perjudicial estar sentado como estar de pie con una postura inadecuada.
  • Camina, salta, sube y baja. En cualquier oportunidad que tengamos debemos aprovechar para movernos. Asimismo es importante practicar un deporte dos o tres veces a la semana para mantenernos activos durante el día.
  • Come alimentos de color rojo. Estos alimentos tienen la propiedad de mejorar la circulación y prevenir de enfermedades cardiovasculares. Además, estos alimentos rojos contienen antioxidantes y cuida el tracto urinario. Algunos frutos rojos serian: tomates, sandia, cerezas, etc.
  • Bebe agua de manera frecuente. Para que los líquidos fluyan en nuestro organismo debemos beber agua a todas horas. El mejor momento es que sea siempre con el estomago vacio y fuera de las comidas.
Problemas de circulación en las piernas
Para que los líquidos fluyan en nuestro organismo debemos beber agua a todas horas.

Usar calzado apropiado a la ocasión

  • Utiliza el calzado adecuado. Muchas veces los problemas de circulación en las piernas son producto de un calzado inadecuado. En algunos momentos debemos descalzarnos y disfrutar de esos beneficios de caminar sin zapatos.
  • Relájate al llegar a la casa. Cuando lleguemos a la casa debemos ducharnos con agua fría o por lo menos en las piernas. También es buena idea aplicarnos algún aceite o crema con ingredientes que mejoren la circulación como: el ciprés, el romero, la canela, etc.

También antes de acostarnos podemos poner las piernas un rato en alto. Incluso a podemos dormir elevando un poco las piernas con la ayuda de un cojín.

(Lee también: Pacientes y médicos, un vínculo emocional)