Situaciones inoportunas que nunca debes hacer durante el sexo oral

Situaciones inoportunas
Estas pueden hacerte desear nunca más repetir la experiencia.

Situaciones inoportunas en el sexo oral

Durante una sesión de sexo oral con tu pareja se puede echar a perder por situaciones inoportunas. Estas pueden hacerte desear nunca más repetir la experiencia. Te recomendamos revises estas situaciones que te vamos a presentar y así evitas pasar por algo parecido.

Lo que debes evitar

Situaciones inoportunas
Si eres hombre y quiere que tu pareja haga contigo el 69 tienes que asegurarte depilarte tu zona anal.

No haberte sujetado el cabello: Si tu cabello es largo este puede hacerte una mala jugada. Si en el momento del placer este cae en tu rostro puede introducirse en tu boca, lo que es incómodo. Al sujetarlo o solo apartarlo de tu rostro, distrae e interrumpe el momento.

Hacer el 69 con mucho pelo: Si eres hombre y quiere que tu pareja haga contigo el 69 tienes que asegurarte depilarte tu zona anal. Al estar en esa posición la visión de un trasero muy peludo no es muy atrayente. Asimismo se aplica si te gusta que te hagan el beso negro.

(Lee tambiénLa sexsomnia, Cuando se “tiene sexo” durante el sueño profundo)

La “activación” de tu vejiga: Si tu pareja te interrumpe mientras le haces el sexo oral porque sientes ganas de orinar, es muy desconcertante.

Las inoportunas risitas nerviosas: Parece divertido imaginar el pene de tu pareja como si fuera un micrófono pero dejar escapar esas risitas mientras te da sexo oral puede incomodar a tu pareja. Puedes hacerle pensar que su miembro es motivo de burla.

La salpicadura!

¡Que no salpique!: Al eyacular en la boca de tu pareja es algo placentero pero si lo haces sin avisar puede ser desagradable. Otra situación incómoda es eyacular en el rostro de tu pareja cuando tiene los ojos abiertos. Por eso es importante que le avises cuando te vas a venir.

Le prestas atención a otra cosa: Mientras tu pareja te da sexo oral no te distraigas en otra cosa que no sea ajena al sexo. Es una total falta de respeto.

(Lee tambiénLos senos, aliados en el sexo)