Trabajar más horas semanales aumenta el riesgo de diabetes en mujeres

Trabajar más horas semanales
Un estudio reciente descubrió que alargar las horas laborales durante las semanas puede promover el desarrollo de diabetes en las mujeres.

El estudio

Las mujeres presentan un 63% más riesgo de sufrir de diabetes al trabajar más horas semanales. Esto se deriva como consecuencia del estrés crónico y los trastornos hormonales.

Un estudio reciente descubrió que alargar las horas laborales durante las semanas puede promover el desarrollo de diabetes en las mujeres. Una investigación realizada en la Universidad de Laval en Quebec (Canadá) analizó 7.065 trabajadores canadienses. Sus edades estaban entre 35 y 74 años y fue realizado a lo largo de 12 años. Se tomaron grupos de acuerdo al tiempo que pasaban en su trabajo semanalmente: entre 15-34 horas, entre 35-40 horas; de 41 a 44 horas o más de 45 horas.

(Lee también: Falta de asertividad, claves para trabajar esta capacidad con los demás)

Solo el 8% de las trabajadoras con largas jornadas laborales realizaban alguna actividad física como caminar o levantarse. Por lo menos el 10% de los participantes fueron diagnosticados con diabetes tipo 2 a lo largo del estudio. Fueron más numerosos los casos entre varones. Sin embargo, descartando los factores laborales y sociodemográficos se encontró que la tendencia era contraria a lo que se pensaba. Cuantas más horas trabajadas a la semana tenían los hombres, menos riesgos tenían de presentar esta enfermedad metabólica.

Trabajar más horas semanales
Cuando las mujeres trabajaban 45 horas o más a la semana aumentaba un 63% las probabilidades de desarrollar diabetes.

Trabajar más horas semanales un detonante como el estrés crónico

Este efecto solo ocurría en los varones pero en las mujeres sucede todo lo contrario. Cuando las mujeres trabajaban 45 horas o más a la semana aumentaba un 63% las probabilidades de desarrollar diabetes. Estas trabajadoras vivían con menores de 12 años, independiente al resto de los factores. Como se trata de un estudio observacional no se conoce con seguridad sus causas directas.

Unas de las posibilidades que apuntan los autores es el estrés crónico ocasionado por las largas horas laborales. Esto hace que aumente el riesgo de sufrir trastornos hormonales o tener mayor resistencia a la insulina.

La diferencia entre ambos sexos es que las mujeres se le añade su dedicación a las tareas domesticas y familiares.

(Lee también: Opciones para lograr dormir bien aunque haya calor en el ambiente)