Entender las emociones positivas: para diferenciarlas de forma empática

Entender las emociones positivas

Diversos estudios académicos han demostrado la importancia de entender las emociones positivas en la satisfacción y contento general de las personas. Lo mejor es despertarnos por la mañana y sentir alegría al llegar al trabajo y ver personas cercanas y amigas.

Al hablar de felicidad hablamos de emociones. Nuestras emociones nos indican las acciones a tomar. Al relacionarnos por medio de emociones positivas los resultados van a ser siempre positivos.

Entender las emociones positivas nos fortalecen

Las emociones positivas no solo fortalecen nuestras relaciones laborales y personales sino también la relación con nosotros mismos. De esta manera beneficia nuestra salud física, mental y emocional. En general nuestro estado de ánimo influye de una manera determinante en nuestro bienestar social.

Actuar positivo” o ser una “persona positiva” es el camino a las emociones positivas que sentimos de manera consciente. El amor, la alegría, la gratitud, la esperanza, etc., son algunas de esas emociones que experimentamos como seres humanos.

Estas emociones nos permiten despejar nuestra mente y corazón para entender las diferencias de manera empática. Las personas positivas por lo general piensan en conjunto como un nosotros y no desde una perspectiva individual; como un yo.

Al vivir y sentir de forma positiva mejora considerablemente nuestra calidad de vida. Las emociones positivas no se encuentran solamente en una palabra o en una sonrisa. Estas se encuentras dentro de uno y es importante cultivarlas y cuidarlas para poder experimentarlas real y sinceramente.

Todo comienza por nosotros mismos. Un solo individuo puede hacer que las cosas cambien ¿cómo? A través de mínimas acciones sin importar que se noten. Son estas acciones las que pueden influir en nuestro entorno y las que tienen el poder para transformarlo.

Debemos aprender a descubrir y a ser conscientes de esas cosas que en realidad nos hacen sentir bien. Lo más importante es considerarlas nuestra máxima prioridad para vivir. Asimismo si detectamos aquellas que nos perturban debemos alejarlas de nuestras vidas con gentileza pero con determinación.

Si te gustó este artículo no olvides compartirlo en tus redes favoritas!


Compartir