Síndrome de alfa-gal

Síndrome de alfa-gal
Síndrome de alfa-gal

El síndrome de alfa-gal es un tipo de alergia a la carne roja, que se ha descrito recién. En los Estados Unidos, el trastorno comienza cuando la mordida de la garrapata estrella solitaria trasfiere al cuerpo una molécula de azúcar llamada alfa-gal.

Algunas personas liberan una reacción en el sistema inmunitario que a continuación origina reacciones alérgicas leves a peligrosas cuando consumen carne roja.

La garrapata estrella solitaria se halla en el sureste de los Estados Unidos; y la mayoría de los casos del síndrome de alfa-gal suceden en esta región. No obstante, el trastorno parece difundirse hacia el norte y el oeste; dado que el venado trasporta la garrapata estrella solitaria a nuevas partes de los Estados Unidos.

El síndrome de alfa-gal es un tipo de alergia a la carne roja
El síndrome de alfa-gal es un tipo de alergia a la carne roja

El síndrome de alfa-gal asimismo se ha diagnosticado en Europa, Australia y Asia, donde otros tipos de garrapatas transportan las moléculas alfa-gal

Los científicos creen que aquellas personas que tienen reacciones anafilácticas habituales y sin explicación; que se efectuaron pruebas para detectar otras alergias a los alimentos que dieron negativo, consiguen verse afectadas por el síndrome de alfa-gal. No existe otro tratamiento más que evadir el consumo de carne roja.

Para resguardarte de las picaduras de las garrapatas, usa pantalones largos y camisetas de manga larga. Y emplea repelentes de insectos cuando te halles en áreas boscosas o de pastizales. Efectúa una revisión de cuerpo entero en busca de garrapatas luego de pasar tiempo al aire libre.

Síntomas:

Los síntomas de una reacción alérgica a alfa-gal se demoran en aparecer en comparación con otras alergias alimentarias. La mayoría de las reacciones a los alérgenos alimentarios frecuentes (por ejemplo, maní o mariscos) se producen minutos posteriores a la exposición. En el síndrome de alfa-gal, los síntomas no brotan hasta pasadas tres a seis horas después del consumo de carnes rojas.

Entre los síntomas del síndrome de alfa-gal se incluyen:

Ronchas y picazón en la piel, o piel descamada (eccema), hinchazón en los labios, rostro, lengua y garganta, u otras partes del cuerpo. Sibilancia o conflictos para respirar, secreciones nasales líquidas, dolor abdominal; diarrea, náuseas o vómitos, estornudos, dolores de cabeza.

Anafilaxia, una reacción alérgica grave y potencialmente mortal que paraliza la respiración.

Los médicos consideran que el retraso entre el consumo de carnes rojas y el desarrollo de la reacción alérgica; es uno de los porqués por los cuales esta enfermedad se ha pasado por alto hasta hace poco. La conexión posible entre comer un bistec para la cena y la aparición de ronchas en medio de la noche no es nada obvia.