Cuidados especiales para bebés prematuros

bebé prematuro
bebé prematuro

Se dice que un bebé prematuro nace antes de las 37 semanas de gestación, mientras que los bebés nacidos a término son los que nacen entre las 38 y 42 semanas después del último período menstrual de la madre.

Un bebé prematuro tienen que recibir cuidados especiales ya que el desarollo del embarazo no se ha completado. Por lo que sus órganos no están completos y corren más riesgo de bajo peso e infecciones.


Beb prematuros:causas de que el bebé nazca de forma prematura

Se citan numerosas causas capaces de provocar que un embarazo no llegue a término, entre ellas:

• Causas relacionadas con el estilo de vida de la madre durante el embarazo e incluso antes: fumar, beber alcohol, consumir drogas ilícitas. Padecer trastornos alimentarios, tener altos niveles de estrés, realizar actividades físicas exhaustivas.

• Causas relacionadas con problemas de salud de la madre: desequilibrios hormonales, anomalía estructural en el útero, enfermedades crónicas, infecciones, traumas físicos, deficiencias nutricionales, etc.

• La edad de la madre y embarazos múltiples: es más probable un nacimiento antes de término si la madre tiene de más de 35 años o menos de 19 o si espera más de un bebé.


Cuidados especiales a bebés prematuros

Un bebé prematuro necesita cuidados especiales, tanto por la inmadurez de sus órganos y sistemas como por su bajo peso. Por ello, muchos prematuros pasan la primera etapa de su vida extrauterina en una unidad de cuidados intensivos neonatales.

Cuanto más pequeño e inmaduro es el bebé, mayores son también los riesgos de enfermedades y complicaciones. En especial las que tienen que ver con los sistemas respiratorio, nervioso, digestivo, renal, inmunológico y la visión.

El sistema respiratorio es uno de los órganos más comprometidos en un prematuro.

Para poder funcionar correctamente y realizar el debido intercambio de oxígeno hacia los tejidos, los pulmones necesitan una sustancia llamada surfactante, que impide el colapso de los alvéolos pulmonares.

El bebé prematuro tiene poco surfactante y ello le impide llenar sus pulmones con el aire ambiental: es lo que se conoce como síndrome de membrana hialina, y significa que el bebé no puede expandir debidamente sus pulmones y respirar por sí solo.

Como tratamiento, se administra al bebé surfactante artificial y se le aplica soporte respiratorio con aparatos especiales.

bebé prematuro
bebé prematuro

La alimentación del bebé prematuro

Como en cualquier bebé, el alimento ideal del prematuro es la leche materna, y lo mejor es que comience a alimentarse con ella cuanto antes.

Como, por lo general, el bebé no tiene la fuerza necesaria para succionar, se le suele alimentar a través de una sonda naso-gástrica acoplada a una jeringa. Que le administra leche materna extraída con un sacaleches.

Como pueden ingerir cantidades muy pequeñas de leche cada vez, los bebés prematuros tienen una curva de ascenso de peso más lenta que los nacidos a término.

No hay que obsesionarse con este tema, aunque sí seguir de cerca las indicaciones nutricionales del pediatra. Tanto o más importante que el aumento del peso es la valoración del tono muscular, el estado de alerta, y la respuesta a distintos estímulos.


Vigila el crecimiento del bebé prematuro

Gracias a los recientes avances en neonatología, más del 90% de los bebés prematuros que pesan 800 gramos o más consiguen sobrevivir.

LEER ¿Cómo sacar gases a un bebé? Te explicamos paso a paso

Los bebés que pesan más de 500 gramos tienen entre el 40% y el 50% de probabilidades de supervivencia, aunque las probabilidades de que se presenten complicaciones en ellos son sin duda mayores.

Un vez el bebé en casa, es muy importante extremar las medidas de higiene. Evitarle los cambios bruscos de temperatura, vigilar su alimentación y su peso y evitar los ambientes con mucha gente, donde es más probable el contacto con personas portadoras de gérmenes capaces de afectar al bebé (recordemos que las defensas de un bebé prematuro son menos maduras aún que las de un bebé nacido a término).


Vacunas


Los especialistas recomiendan que estos niños reciban las vacunas que les corresponden según su edad gestacional.

En el caso de la vacuna antigripal, se debe administrar a los prematuros mayores de seis meses, sobre todo si han presentado complicaciones respiratorias o neurológicas, desnutrición severa, etcétera. También es conveniente que las personas que convivan con el niño se vacunen contra la gripe.


Problemas más comunes de los niños prematuros


El bebé que sale de la tripa de su madre antes de tiempo suele tener problemas a distintos niveles, tanto en el momento de nacer como una vez que le han dado el alta.

Es, como dicen Dos Pediatras en Casa, un conjunto de circunstancias que hay que ir tratando durante su ingreso y posteriormente en la consulta del pediatra.


– Problemas respiratorios
Se trata del principal problema cuando nace el niño, ya que lo primero que tiene que hacer el bebé para sobrevivir es respirar y los pulmones de los prematuros son inmaduros.


Complicaciones digestivas
Al igual que pasa con los pulmones, el intestino de los prematuros también es inmaduro. Por un lado, la alimentación oral (tanto con leche materna como con artificial) en grandes cantidades puede sobrecargar su intestino y correr el riesgo de padecer enterocolitis necrotizante. Aunque la primera de ellas protege contra este hecho.



Con información de www.guiainfantil.com



Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.