Dieta definitiva para limpiar el hígado graso (+lista)

Dieta definitiva para limpiar el hígado graso
Dieta definitiva para limpiar el hígado graso

El hígado graso es bastante común y suele diagnosticarse luego que este órgano comienza a presentar dificultades para realizar sus funciones habituales por la acumulación de ácidos grasos.

Este problema es muy frecuente en personas que tienen una mala alimentación, en personas obesas, alcóholicas o con el colesterol alto.

Cuanto antes se detecte el hígado graso y se mejore la alimentación, más rápido se puede revertir esta afección.

Afortunadamente una buena dieta alimenticia te ayudarán a mantener tu hígado sano, limpio y funcionando bien.

*Es importante que antes de consumir alguno de los siguientes alimentos, lo consultes con tu médico.

Dieta para limpiar el hígado graso

Frutas

Níspero: Dentro de sus ventajas para muchas dolencias esta curar el hígado graso. Consumir esta fruta mejora las funciones hepáticas y tiene un efecto depurador sobre el organismo.

Limón: Cabe destacar que es para los pacientes que no tienen problemas de sensibilidad o acidez. Añade zumo de limón al té, ensaladas, bebidas y otras preparaciones. Es uno de los limpiadores hepáticos más potentes y ayuda a eliminar las grasas que se acumulan en este órgano.

Toronja: Es buena para los enfermos de hígado graso debido a uno de sus componentes principales, la naringenina, que activa los químicos responsables de oxidar los ácidos grasos. También sirve para disminuir la grasa del cuerpo y atenuar el síndrome metabólico. Estos dos factores se relacionan a menudo con esta enfermedad.

Verduras y hortalizas

Alcachofa: Es un diurético excelente, ayuda a regular el colesterol y el azúcar en sangre, disminuye la absorción de grasas, entre otros beneficios. Se aconseja consumir al menos dos veces por semana, de manera natural, en preparaciones ligeras, cocidas o al horno, sin aderezos, salsas o cremas.

Rábano y remolacha: Ambos se deben incorporar a la dieta porque sirven para desinflamar y depurar el hígado. Ademas de ser nutritivos y aportar pocas calorías. El rábano se puede consumir crudo o rallado en ensaladas y la remolacha se hierve para ser un ingrediente excepcional para ensaladas o como acompañamiento.

Achicoria: Lava y pica un kilo de raíz de achicoria tierna. Pasa por la licuadora, coloca en una cacerola y añade medio kilo de azúcar. Hierve hasta conseguir una consistencia similar a la de un jarabe. Conserva en una botella de vidrio con cierre hermético y bebe una cucharadita por día.

Con información de: MejorconSalud


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LEER: Enfermedad del hígado graso: cuando se acumula grasa en el hígado

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.