Estado de ánimo que puede reflejar nuestros labios, ¡descubre cómo!

El estado de ánimo
La sonrisa es el estado de ánimo que expresa alegría, ilusión, implicación y aceptación.

Los labios pueden ser más elocuentes que las mismas palabras

Todo nuestro cuerpo está conectado entre sí, y nuestro rostro en especial, expresa varias formas de comunicación. Es por eso que el estado de ánimo de una persona  puede ser reflejado por nuestros labios.

(Lee también:Consejos para aliviar la resequedad de los labios)

Y es que la comunicación no verbal y las expresiones faciales transmiten mucha información relacionados a nuestros sentimientos y estado de ánimo. Es algo que se hace, por lo general, de manera inconsciente; esa gestualidad nos señala lo que le está pasando a la otra persona realmente.

Una mirada, un gesto, incluso los labios en particular pueden expresar mucho más que las propias palabras. El análisis realizado a esta zona de la boca puede ser tremendamente informativo.

La sola sonrisa o la manera como se posicionan los labios pueden brindarte señales sobre las sensaciones que ha generado cierta persona o circunstancia. Conozcamos algunos  gestos de los labios que delatan intención.

El estado de ánimo
la comunicación no verbal y las expresiones faciales transmiten mucha información relacionados a nuestros sentimientos

Estado de ánimo y el lenguaje gesticular de los labios

Existen muchos ejemplos relacionados al lenguaje gesticular de los labios. Aunque concretamente existen cuatro gestos que podemos “captar” en los demás si prestamos atención a su boca.

Sonrisa. Este gesto es por excelencia la mejor carta de presentación. La sonrisa es el estado de ánimo que expresa alegría, ilusión, implicación y aceptación.

Son muchos los tipos de sonrisas que el estudio del lenguaje corporal de los labios y músculos faciales han desentrañados. Pero ¿Qué dice el estudio del lenguaje corporal?

Esta señala que la máxima expresión de felicidad es la que enseña toda la dentadura superior. Es una acción que no se puede controlar y se hace de manera inconsciente.

Con ella se liberan endorfinas y potencia nuestro circuito cerebral del placer. Aparece sin esfuerzo, y a menudo, la acompaña una carcajada. En algunas ocasiones no podemos diferenciarla entre una sonrisa natural y verdadera de otra falsa y forzada.

Y ¿Cómo podemos diferenciarlas aunque pareciera el mismo estado de ánimo?

El secreto radica en los diferentes músculos que se emplean en cada caso. Cuando la sonrisa es sincera, los dos lados de la cara son simétricos. Además, se pueden ver arrugas en la boca y en los ojos.

Ahora si la sonrisa es falsa la cara puede ser asimétrica. Esta se hace solo con la boca o con la mitad interior de la cara que con los ojos. Tiene más tiempo de duración que la sonrisa genuina porque es voluntaria.

Morderse el labio inferior. La intensidad con la que nos mordemos el labio inferior va a depender del estado de ánimo en que estemos. No obstante, el significado del mensaje no verbal puede ser diferente u orientado en uno u otro sentido.

Si se hace suave y delicadamente, indica atracción. Por el contrario, si es fuerte que marque los dientes, se trata de un estado de nerviosismo.

Atracción hacia otra persona

Atracción. Es difícil de disimular este gesto cuando nos sentimos atraídos hacia una persona. En este estado de ánimo nos mordemos el labio inferior o simplemente tapamos los dientes de manera casi automática.

Además de eso, lo acompañamos con una leve inclinación de cabeza hacia uno de los lados o hacia abajo. En este sentido, ello indica que nos sentimos a gusto y emocionados por la compañía del otro.

Nerviosismo. Este gesto los vemos frecuentemente entre los compañeros de trabajo cuando están concentrados en sus faenas. Casi siempre lo acompaña este gesto el rascarse la cabeza o el cuello.

También puede mover las manos y las piernas sin parar. Es un estado de ánimo que demuestra tensión, que esta apresurado por algo, preocupado o nervioso.

Toma de decisiones. Al mover los labios de derecha a izquierda refleja el gesto característico de la toma de decisiones. Mientras hacemos el desplazamiento de un lado a otro de la mejilla estamos reflexionando, pensando o tomando una decisión.

Significa que en este momento el cerebro está funcionando y su manifestación fisiológica se centra en la boca. Casi siempre la primera mueca es la que dura más tiempo. Después este gesto se repite unas dos o tres veces más. En efecto, inmediatamente, expresamos el razonamiento o la decisión que armamos en nuestro interior.

El estado de ánimo
Casi siempre la primera mueca es la que dura más tiempo.

Un lenguaje corporal que delata el verdadero estado de ánimo

Son muchas las investigaciones que señalan que el lenguaje corporal está entre el 50% y 70% en la cantidad de información que transmitimos sin hablar. De hecho, muchas veces las gestualidad contradicen las propias palabras.

Además, los labios pueden trazar un gran mapa pequeño de lo que estamos pensando o sintiendo. No obstante, es esencial que prestemos atención a otras señales. Por ejemplo, la situación, el contexto, los gestos con la mano o el movimiento de los ojos.

Por otro lado, en cada estado de ánimo se manifiesta un lenguaje que proporciona un sin fin de información que no hacemos verbalmente. Sin embargo, forma parte de nosotros y comunica lo que tenemos en nuestro interior.

Recuerda que el lenguaje no verbal puede decir mucho más que las propias palabras.

(Lee también: Labios resecos: la solución para este problema es sencilla)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.