Los beneficios del anís estrellado: más allá de su poder digestivo

Los beneficios del anís estrellado
El nombre científico de la planta es Illicium verum.

Árbol originario del Oriente Medio y de la China

Un rico té de anís nos ayuda a tener una buena digestión. Así que te puede hacer de mucho bien si lo tomas después de una comida pesada. También es un excelente calmante por lo que te puede ayudar con la ansiedad y sirve para conciliar el sueño. Conozcamos a continuación los beneficios del anís estrellado.

(Lee también: Dieta sana y equilibrada para embarazadas con diabetes gestacional)

Pero ¿Qué es el anís estrellado? Lo primero que debemos saber es que el nombre científico de la planta es Illicium verum. Este árbol es nativo de de Oriente Medio y de la China.

Los beneficios del anís estrellado
También te será de mucha ayuda para prevenir el contagio de virus

Los beneficios del anís estrellado. ¿Cuáles son?

Vamos a conocerlos.

Gracias a la benevolencia de sus componentes nos puede ayudar a:

  • Eliminar catarros.

  • Calmar la tos, el asma

  • Entre otras enfermedades de las vías respiratorias

También te será de mucha ayuda para prevenir el contagio de virus que pueden provocar tos, bronquitis, faringitis y resfríos. Algunos de estos componentes presentes en el té de anís estrellado son beneficiosos para estimular la secreción de leche materna. Por eso puede ayudarte a alargar el periodo de lactancia.

Otro gran beneficio del anís estrellado es que hay evidencia que es muy bueno para adelgazar. Esto se debe a que estimula el trabajo natural del metabolismo basal, ayudándote a quemar grasa más rápido, bajando de peso. Así es, si te preguntan ¿para qué te ayuda el agua de anís? precisamente es ¡para adelgazar!

¿Cómo preparar un té de anís estrellado?

Para que puedas obtener el mayor beneficios del anís estrellado es preparándolo en té. ¿Cómo podemos hacerlo? Busca una hoja y un lápiz y toma nota de esta receta.

Ingredientes

1 cucharadita de semilla de anís.

1 taza de agua

Miel, stevia o edulcorante.

Preparación

Pon agua a hervir. Cuando hierva baja el fuego y agrega las semillas de anís. Luego dejas hervir por 2 minutos y apaga. Deja que repose unos 5 minutos más. Vierte el contenido en una taza, cuela y endulza a tu gusto.

(Lee también:  El jugo de tomate, una fuente de prevención de enfermedades)