Posibilidad de enfermedad mental por el uso de videojuegos

Posibilidad de enfermedad mental

Un estudio sugirió aun todavía sin pruebas, que los videosjuegos de acción hacen perder materia gris en parte del cerebro. Al parecer es una zona del cerebro que se vincula con la posibilidad de enfermedad mental. Contrario a esto un estudio canadiense sugiere que los jugadores podrían en realidad beneficiarse de los juegos. Por otra parte un psicólogo independiente dijo que no hay evidencia que los videosjuegos sean nocivos para el cerebro.

Los beneficios de jugar videosjuegos con disparos conllevar un costo en relación a la perdida de materia gris. Estos fueron los resultados según Gregory West autor líder del estudio profesor de psicología de la Universidad de Montreal.

La diferencia podía resultar de acuerdo al estilo empleado al jugar señalaron los investigadores.

El nuevo estudio buscaba comprender los efectos del cerebro entre los juegos con disparos y los juegos de plataforma 3-D. Los juegos de disparos sería como Call of Duty, Battlefield, etc y los de plataforma 3-D como los de Super Mario.

En el estudio participaron 100 personas entre expertos y no expertos en videosjuegos. Se uso una prueba de realidad virtual IRM y 90 horas de videosjuegos. El IRM evaluaría el impacto del hipocampo que ayuda con la memoria espacial y episódica.

La materia gris en el hipocampo aumento en jugadores que usaron las llamadas estrategias espaciales en los juegos de acción. Mientras que los que navegaron los mismos juegos mediante una respuesta aprendida presentaron una materia gris más reducida.

Posibilidad de Enfermedad mental ¿En todos los que lo juegan?

Es debido a que los jugadores espaciales crean mapas en sus mentes para comprender la geografía del mundo del juego. A diferencia de los jugadores de respuesta. Estos usan un método que se usa para aprender una ruta por la que uno se desplaza a diario y así hacerlo luego sin pensar.

Los que jugaron juegos de Súper Mario presentaron crecimiento en el hipocampo o en la corteza entorrinal.

Los autores del estudio señalaron  que no afirman que todos los que juegan videosjuegos podían desarrollar una enfermedad mental.