Segundo mes de embarazo: Síntomas en la madre y cambios en el bebé

Segundo mes de embarazo
Segundo mes de embarazo

El segundo mes de embarazo es el periodo que transcurre desde la quinta a la octava semana, por lo que un embarazo de dos meses equivale a 8 semanas.

A partir del segundo mes, el embarazo empezará a hacerse más evidente. A la quinta semana de gestación los cambios hormonales se traducen en una sensación de somnolencia casi constante y en un cansancio permanente.

Al inicio de este segundo mes, la mujer tiene un retraso menstrual que le hace sospechar la posibilidad de embarazo, lo cual ya puede confirmarse con un test de orina o sangre.

Los síntomas de embarazo son más notorios en esta etapa que en el primer mes. No obstante, la tripa aún no empieza a crecer y los cambios más significativos son los que ocurren en el embrión.

Los pechos estarán más grandes y sensibles y es probable que el apetito también aumente, en comparación con el primer mes. Las náuseas matutinas también serán más frecuentes.

De hecho, comenzarán a intensificarse los síntomas que hasta el momento habían pasado desapercibidos, a la vez que aparecerán otros nuevo

¿Qué síntomas experimenta la madre durante el segundo mes de embarazo?

En el segundo mes de gestación los malestares que apenas se notaron durante las primeras cuatro semanas se volverán más intensos.

Los cambios metabólicos son los principales responsables de que la mujer experimente náuseas y vómitos con mayor intensidad y frecuencia.

De hecho, en algunos casos pueden producirse descensos bruscos del nivel de azúcar en sangre. Provocando mareos o desmayos, lo cual también puede estar causado por la disminución de la tensión arterial.

Entre la quinta y octava semana el útero seguirá aumentando de tamaño, lo cual puede causar sensaciones molestas. Algunas mujeres refieren sentir pinchazos o punzadas en la zona baja del vientre.

También es normal que el abdomen se inflame ligeramente y que aparezcan calambres en las piernas. Las visitas al baño serán más frecuentes, sobre todo debido al incremento de líquidos en el organismo y al crecimiento del útero que comienza a presionar ligeramente la vejiga.

Además, la embarazada comienza a notar un ligero aumento de peso y posibles molestias como consecuencia del ensanchamiento del útero. También ocurre un aumento en el volumen de su sangre para poder cubrir las necesidades del bebé.

A pesar de esto, todavía es pronto para apreciar externamente el embarazo. A partir del tercer mes, se producirá la salida del útero de la pelvis y el aumento del abdomen.

Por otro lado, el cuello del útero se vuelve más blando y, por ello, es habitual tener un ligero sangrado después de mantener relaciones sexuales.

El cansancio

Otro cambio importante que se empieza a notar a partir de este segundo mes de embarazo es el cansancio. En el primer trimestre aumenta el sueño y es común sentirse constantemente agotada y sin energía.

Asimismo, es posible que empiecen a aparecer variaciones en el sentido del gusto. Por tal motivo, la mujer puede cambiar sus preferencias por la comida, así como un aumento del apetito y los antojos.

Por otra parte, En este período el sistema inmunitario de la madre también se debilita. Se trata de un mecanismo natural para lidiar y aceptar el desarrollo de las células fetales y de la placenta, que son completamente nuevas para su cuerpo.

Ello explica por qué en esta etapa la embarazada es más propensa a enfermar, sobre todo a contraer infecciones respiratorias.


¿Qué cambios ocurren en el bebé durante el segundo mes de embarazo?

Segundo mes de embarazo
Segundo mes de embarazo

En el segundo mes de embarazo el bebé no será más grande que un grano de arroz, pero su forma habrá comenzado a cambiar. 

De hecho, todos los órganos y los sistemas principales de su cuerpo se están formando, aunque todavía falta mucho antes que empiecen a funcionar por sí solos.

No obstante, en esta etapa ya puede notarse que su cabeza es ligeramente más grande, en proporción con el resto del cuerpo. Esta empieza a adquirir una forma más redondeada.

También es posible distinguir dos puntos negros, que serán sus ojos, y a finales de la octava semana es probable que ya se puedan observar las orejas.

También se podrán distinguir los brazos y las piernas, y en algunos casos incluso se pueden ver los tobillos y las muñecas. De hecho, en algunos casos, a la octava semana de vida ya se puedan diferenciar los dedos de las manos y pies. 

La boca, el estómago y los intestinos se están desarrollando, pero todavía no funcionan como un sistema.

A finales del segundo mes, el aparato urinario y genital del bebé habrá comenzado a formarse, aunque todavía no se puede distinguir bien su sexo. En este momento su corazón ya cuenta con cuatro cavidades y late a razón de 180 latidos por minuto.


Por otro lado, la placenta y el cordón umbilical también se han ido formando durante este mes y será al final de la semana 8 cuando adquieran la funcionalidad total.

A partir de ahora, la placenta será la encargada de permitir la llegada de sustancias nutritivas al embrión a través de la sangre materna. Así como del transporte de los productos de deshecho.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.