La Alzheimer’s Foundation of America ofrece algunos consejos para viajar con un familiar que sufre de demencia. Estos cuidados ameritan una preparación especial. Viajar es una actividad agradable y divertida y es una forma de recargar energía a nuestro cuerpo y mente. Posiblemente sea beneficioso para estas personas y sus familiares cuidadores si las circunstancias son las adecuadas.

Por lo tanto, es necesario que los familiares cuidadores tomen medidas importantes al viajar  asegurándose que sus seres queridos vayan seguros y cómodos. Es importante para estar seguros que puedan hacer el viaje según Charles Fuschillo Jr., quien es el presidente fundador y director ejecutivo de la fundación.

Demencia ¿Cuáles serían las recomendaciones?

En primer lugar, es hablar con el médico de la persona y averiguar si el viaje es recomendable y seguro. Durante las primeras etapas de la demencia viajar puede seguir siendo agradable. El problema sería en las etapas más avanzadas de la demencia que en ocasiones puede convertirse en algo abrumador.

Cuando haya decidido cómo y dónde viajar es importante que tome las opciones que representen mayor comodidad y menor ansiedad. En este sentido, lo mejor es visitar destinos conocidos para que los cambios sean mínimos en sus rutinas. Estos cambios incluyen los horarios para dormir y para comer.

Por otro lado, es recomendable que informe los lugares donde vaya a viajar con la persona que sufre de demencia. Exprese su preocupación sobre la seguridad y las necesidades especiales.

Debe asegurarse que su familiar tenga un brazalete de identificación o etiqueta con su nombre completo y el de usted.

Cargue consigo los documentos de salud y legales importantes.

Si la persona con demencia se siente mejor viajando a determinada hora es bueno que tome en cuenta eso. Incluya descansos durante el viaje para tomar refrigerios.

Finalmente, si la opción es de no viajar debe incluir excursiones de un día que sean agradables según la fundación.