AIES: Antiinflamatorios esteroideos

Los antiinflamatorios son fármacos que tienen la propiedad de reducir o atenuar un proceso inflamatorio. Por tal motivo, son utilizados cuando la inflamación viene acompañada de dolor, dependiendo del grado en el que este se presente. Los AIES, son medicamentos que presentan una estructura química diversa, además de poseer un núcleo de liberación esteroidea, resultan ser mucho más potentes que los AINES (Antiinflamatorios no Esteroideos).

Los antiinflamatorios son fármacos que tienen la propiedad de reducir o atenuar un proceso inflamatorio. Por tal motivo, son utilizados cuando la inflamación viene acompañada de dolor, dependiendo del grado en el que este se presente. Los AIES, son medicamentos que presentan una estructura química diversa, además de poseer un núcleo de liberación esteroidea, resultan ser casi más potentes que los AINES (Antiinflamatorios no Esteroideos).

¿Por qué se llaman AIES?

Se llaman de esa manera, debido a que son lo opuesto a los AINES. Es importante destacar, que Los AIES, son medicamentos de acción rápida que para poder liberar los enlaces químicos en su interior poseen inhibidores selectivos de los grupos ácidos y no ácidos.

¿Cuáles son sus acciones farmacológicas?

Acción analgésica: tienen la particularidad de aliviar aquellos dolores relacionados a la inflamación y lesión de los tejidos. Sin embargo, son eficientes en dolores de intensidad leve a moderada. En conjunto con los opiáceos alivian los dolores posteriores a una intervención quirúrgica.

Acción antiinflamatoria: desempeñan un papel fundamental en la vasodilatación, formación de edemas y dolor prolongado.

Acción antitérmica: los antipiréticos son medicamentos que inhiben la producción de prostaglandinas (ácidos grasos de 20 carbonos). Estos fácilmente entran en interferencia con el hipotálamo y se activan los mecanismos de regulación térmica.

¿Cuáles son los mecanismos de acción de los AIES?

Como mencionamos en las acciones farmacológicas, estos medicamentos interactúan con los ácidos grasos, previniendo el incremento de la inflamación. Por consiguiente, mediante la inhibición de los ácidos grasos en el grupo de 20 a 50 carbonos, hablando en términos químicos, se controlan las concentraciones indeseadas sobre las enzimas.

¿Existen efectos adversos?

Es relevante destacar, como cualquier clase de fármaco, existen diversos efectos secundarios o mejor dicho, adversos que debemos tener en cuenta en caso de que en nuestro organismo haya alguna reacción negativa ante los componentes de estos medicamentos. Los efectos que podemos destacar son:

1. Gastrointestinales

Efectos frecuentes: podemos destacar la pirosis, dispepsia, gastritis, dolor. Más graves la úlceras y la hemorragia digestiva.

2. Efectos renales

También se ve afectada la función renal. Retención de agua, sodio y potasio.

3. Reacciones de hipersensibilidad

Tal vez, se pueden experimentar reacciones cutáneas leves (erupciones, urticaria, foto sensibilidad).

Puede aparecer el síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica- (valdecoxib).

La Rinorrea del mismo modo es común es esos casos, al igual que la vasodilatación facial y el asma bronquial.

4. Reacciones hematológicas

Se puede destacar:

Como resultado de la interacción negativa, la Agranulocitosis con pirazolonas (fenilbutazona) y escasas con la dipirona.

Del mismo modo, la Anemia aplásica con pirazolonas, indometacina y diclofenaco.

Posteriormente y en conclusión al proceso, también la Anemia hemolítica con ácido mefenámico y en menor grado con AAS o ibuprofeno.

5. Alteraciones hepáticas

Fundamentalmente con paracetamol.

En conclusión, podemos decir que este fármaco si es debidamente administrado, puede calmar la inflamación de forma paulatina sin afectar otros órganos. Lo más destacable es lo interesante que puede llegar a ser el proceso de interacción del mismo con nuestro cuerpo.