5 recomendaciones para prevenir la aparición de manchas solares

prevenir manchas solares
Para prevenir las manchas solares debemos crear hábitos diarios desde la juventud.

Prevenir la aparición de manchas solares o imprecaciones en la piel producidas a causa de la exposición solar, ha sido desde siempre, uno de los grandes dolores de cabeza que enfrentamos los seres humanos, específicamente, las mujeres. Si bien es cierto, éstas casi siempre resultan inofensivas y en algunos casos estéticamente agradables, como es el caso de las pecas o los lunares; la realidad es que, la gran mayoría de las personas en edad adulta prefieren evitarlas a toda costa. Y cuando decimos en edad adulta, nos referimos a esas mujeres que asumen la importancia del cuidado de la piel, pasados sus 30 años.

Si bien es cierto, para el cuidado de la piel, actualmente existen una infinidad de productos cosméticos y cosmecéuticos que no sólo ayudan a evitar las manchas producidas por el sol, sino que también pueden actuar una vez que éstas han aparecido. Y aunque ésta es una gran ventaja, dichos productos no harán milagros por si solos, por lo que crear hábitos de cuidado personales es imprescindible.

Protegerse del sol, más allá de cualquier banalidad, es hoy en día un tema de supervivencia. Una exposición prolongada, recurrente y sin defensa alguna, no sólo acelera el envejecimiento prematuro de la piel dando paso marcas, manchas, arrugas e imperfecciones; sino que, también aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer de piel y peor aún la aparición de melanomas.

Los melanomas, son el tipo más grave, agresivo, y el que mayor cantidades de muertes por enfermedades de la piel produce a nivel mundial, generalmente en mujeres. Sólo en España, de acuerdo a cifras de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), más de 6.100 nuevos casos de melanomas se tratarían en 2020; una cifra poco alentadora y muy por encima de los 4.000 aproximados del 2018.

Lo antes expuesto, no quiere decir que todas las manchas solares desarrollen mutaciones malignas; de hecho una gran cantidad de casos relacionados al cáncer de piel, no evidencian presencia alguna de alteraciones externas visibles. No por ello, debemos dar paso a la irresponsabilidad y olvidarnos del cuidado de la piel.

¿Qué son las manchas solares?

evitar manchas por el sol
Las manchas solares, si bien no causan un daño a la salud, algunos las consideran antiestéticas

Antes que nada, debes saber que, el organismo a partir de un grupo de células llamadas melanocitos produce un pigmento natural conocido como melamina. La melamina, es la responsable de la tonalidad de la piel, del cabello y de los ojos, pero también de actuar como barrera natural ante los rayos solares. Cuando exponemos el cuerpo de forma habitual al sol, estas células pueden oxidarse hasta oscurecerse y es lo que comúnmente conocemos como “bronceado”.

Sin embargo, cuando la exposición solar se vuelve excesiva, constante y prolongada, los rayos UV puede estimular una producción exagerada de melamina dando lugar a alteraciones en la piel o manchas solares.

Las manchas solares, por lo general de tonos marrones, sin relieve e inofensivas para la salud, suelen desarrollarse en áreas como; el rostro, el escote, los hombros y el dorso de las manos, siendo las del rostro las menos «estéticas» y las que posiblemente mayor complejo ocasiona. De acuerdo a ciertas formas o características, se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Pecas: también conocidas como efélides, son manchas claras de aspecto liso y de tipo benigno que, por lo general se van manifestando desde la niñez. Aun sí, pueden verse multiplicadas en la cara, espalda y hombros por la exposición solar, principalmente en personas de piel muy clara o los pelirrojos naturales.
  • Lentigos solares: manchas seniles o machas de la edad, son algunos de los términos más comunes con que se les conoce a ésta alteración de la piel, ya qué es bastante común en personas con avanzada edad. Se manifiesta con pequeñas manchas marrones lisas que puede ir variando de forma, creciendo y oscureciendo. La causa principal, es la sobreexposición solar por lo que es común su aparición en el rostro, brazos y escote.
  • Melasmas: pequeño conjuntos de manchas hiperpigmentadas que pueden aparecer en la zona de las mejillas, nariz o frente. Aunque es un tipo de alteración de la piel asociada a procesos de cambios hormonales (embarazo o ingesta de anticonceptivos); la exposición solar recurrente puede agravarlas considerablemente.
  • Venas varicosas: Éstas líneas rojizas y finas que no deben confundirse con las várices, son una afección dermatológica, que se produce por una dilatación de los capilares. Si bien es cierto, el son no es su principal causa, al igual que los melasmas pueden verse agravados por una sobreexposición a la radiación solar.

¿Cómo prevenir la aparición de manchas solares?

cuidado de la piel
El protector solar es tu mejor aliado para el cuidado de la piel.

Ya llegados hasta este punto, debes haber notado que la mejor forma de prevenir las manchas solares es evitar el sol, o mejor dicho la sobreexposición a la radiación UV ¿Cómo lo hacemos? Puedes comenzar, adoptando los siguiente hábitos:

1. Usa protector solar

Y no cualquier protector solar, asegúrate que tenga al menos un SPF (Sun Protection Factor) o factor de protección mínimo de 30, así como filtros UVB y UVA. El SPF, es la cantidad de veces que el protector aumenta la resistencia natural de tu piel ante los rayos UVB y UVA, es decir, tu piel estará 30 veces más protegida que cuando no lo uses. Los filtros UVA previene las manchas oscuras, el envejecimiento prematuro, las líneas de expresión y las arrugas, mientras que los UVB son la barrera contra las quemaduras.

Por otro lado, usar protector solar es algo que debe hacerse todo el año sin importar la época o el tiempo atmosférico, y al menos que vivas en un búnker, incluso debes usarlo dentro de casa. Los rayos UVB y UVA se reflejan en el piso, en la nieve, los cristales de ventanas y llegan a la tierra aun en los días lluviosos o nublados, es por ello que, su uso debe ser un hábito constante como lavarse los dientes o comer.

2. Evita la exposición solar en ciertas horas

Después de un frío invierno, aprovechar las cálidas temperaturas es el deseo de cualquier mortal. La llegada del verano más que cualquier otra época, trae consigo a las esperadas vacaciones, las escapadas a la playa y las actividades al aire libre. Eso es comprensible, incluso necesario para que nuestro cuerpo absorba las dosis necesarias de vitamina D.

Sin embargo, así como la radiación solar penetra en la atmósfera durante cualquier época del año, hay horas específicas del día, en que ésta alcanza su punto más álgido y perjudicial. Esto ocurre entre las 11am y las 3pm, durante este periodo sería recomendable además del protector solar, buscar la sombra, recurrir a sombrillas, sombreros e incluso gafas oscuras. Y en el caso de estar realizando actividades al aire libre, con poca ropa, incrementa el SPF de tu protector mínimo a 50.

3. Aumenta el consumo regular de vitamina C

Bien sea a través de una alimentación rica en frutas, vegetales y hortalizas, suplementos vitamínicos o productos para el cuidado de la piel. La vitamina C es un poderoso antioxidante que actúa en contra de los radicales libres (polución o contaminación) que pueden afectar las células de nuestra piel. Asimismo, favorece la producción de colágeno y la regeneración de células oxidadas por la exposición continua al sol.

4. Cuida los productos que utilizas en tu piel

Algunos productos que utilizamos para mejorar, perfumar o modificar la apariencia de la piel, en algunos casos puedes tener dentro de su composición, algunos elementos que pueden incidir en la aparición de manchas solares si se usan antes de la exposición al sol. Esto ocurre, por una reacción de fitotoxicidad que desencadena un exceso de melanina y pigmentación. Algunos ejemplos, son los ingredientes críticos empleados en algunos aceites esenciales o mascarillas para la piel. En caso hagas uso de este tipo de productos y quieres prevenir unas posibles manchas solares, te aconsejamos revisar bien sus indicaciones y contraindicaciones.

5. Hidrátate

La hidratación tanto interna como externa, puede que no tengan mucho que ofrecer ante la aparición de manchas solares, sin embargo; contribuye directamente en la apariencia de la piel, así como en la regeneración de células muertas, evitando la resequedad y otro tipos de alteraciones cutáneas, que sí pueden verse agravadas por la exposición solar. Es recomendable, consumir al menos 8 vasos de agua al día y usar productos humectantes e hidratantes de acuerdo a nuestro tipo de piel.

Es importante qué, si deseas prevenir la aparición de manchas solares a futuro, así como patologías más peligrosas relacionadas con la piel, fomentes éstos hábitos diarios desde muy temprana edad. Las manchas solares, suelen manifestarse a partir de los 35 años, pero con frecuencia son el resultados del descuido de los 10 años anteriores, y aunque en la gran mayoría de los casos resultar inofensivas, estamos seguras de que prefieres no tener que vivir con ellas.

También podrías leer: Los mejores tips para mantener limpio el colon de forma natural