¿Los niños deben dormir solos o con los padres?

¿Los niños deben dormir solos o con los padres?
¿Los niños deben dormir solos o con los padres?


Al empezar la etapa como padres una de las principales dudas que surge es si los niños deben dormir solos, en la misma cama o habitación que sus padres. Existen diversos estudios con los beneficios y contras sobre si los niños deben dormir solos o con los padres y es una situación muy común en cualquier parte del mundo.

Por otro lado, dentro de algunos beneficios de dormir con los padres, los expertos mencionan que fortalece el vínculo entre el niño y sus padres; además, facilita la alimentación del bebé, ayuda a controlar la temperatura, estimula la secreción de la hormona de crecimiento infantil.

Sin embargo, uno de los mayores miedos de los padres al dormir en la misma cama con sus hijos, es aplastarlos mientras duermen; lo que puede ser una de las causas de muerte infantil. También algunos creen que el compartir la cama con los padres está relacionado con la muerte súbita.

¿Por qué los niños deben dormir solos?

Ahora bien, el compartir la habitación con niños entre los 4 y 9 meses de edad está asociada con menos horas de sueño nocturno a corto y largo plazo. La reducción de la consolidación del sueño y las prácticas inseguras de sueño, previamente asociadas con la muerte relacionada con el sueño.

Por otra parte, una investigación concluyó que los niños que duermen solos descansan en promedio 40 minutos más que los niños que duermen con sus padres. Por lo cual, los niños que duermen solos son más independientes que los que comparten la habitación con sus padres. Además de que pueden generar una autoestima más alta según varios psicólogos.

Consejos para lograr que los niños duerman solos

Lo primero que recomiendan los expertos al momento de hacer la transición al cuarto y cama propia es que se tenga mucha paciencia para poder hacer el cambio. Tomando en cuenta que cada niño es diferente y que tienen diferentes reacciones; dependiendo de la edad de los pequeños.

Al mismo tiempo, que involucre al niño en la decoración de su cuarto y elección de los muebles, para que él se sienta parte importante en esta nueva etapa.

Elija un colchón que le brinde el soporte y descanso adecuado. Hable con ellos, la comunicación siempre será fundamental explicarles que, aunque ya no duerman juntos, ni compartan la habitación estará para él o ellos en el momento que lo necesiten.

Establezca una rutina para hacer más fácil la adaptación a la nueva cama y habitación. Los primeros días pueden quedarse con ellos hasta que se duerman para darles más seguridad.

Recuerde que lo más importante debe ser que tanto el niño como los padres estén listos para dar este nuevo paso, ya que sin duda será un acontecimiento que marque su vida.

(También puedes leer: Los sueños y algunas curiosidades)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.