El bullying o coso escolar, cómo ayudar a su hijo a afrontarlo

El bullying o acoso escolar
Esta consiste en agresiones físicas y psicológicas

Comportamiento intimidante en el bullying o acoso escolar

El bullying o acoso escolar está muy presente y causa gran preocupación entre la población escolar, padres y profesores. Esta consiste en agresiones físicas y psicológicas que sucede entre los alumnos y que pueden excluir socialmente a los afectados.

(Lee también: Niñas en la pubertad temprana podrían pasar menos tiempo en la escuela)

Es un tipo de comportamiento que puede ser intimidante y en ocasiones los niños guardan silencio. A veces no les dicen a sus padres porque piensan que no les van a creer.

Bullying o coso escolar
Es un tipo de comportamiento que puede ser intimidante y en ocasiones los niños guardan silencio.

Consejos para ayudar

Si crees que tu hijo sufre de bullying puedes ayudarlo de varias maneras:

  • Mantén una comunicación abierta: Es lo mejor que puedes hacer para que ellos cuenten de su propia boca lo que les está ocurriendo. No es recomendable que los presiones con el tema, deja que ellos te cuenten. Tal vez requiera de tiempo pero cuando tomen confianza se sentirán mas cómodos y te lo contaran todo. Escucha no juzgues.
  • Contacta con el profesor o alguna autoridad del colegio: Es muy importante que lo hagas para poder solucionar el problema. Lo indispensable es darle herramientas al niño para que pueda defender de este tipo de situaciones. Si las autoridades del colegio no hacen nada al respecto lo mejor es hacer la denuncia correspondiente. Tal vez debas analizar hacer un cambio de colegio.
  • No incites a tu hijo para que se muestre agresivo o tome venganza porque empeorarían la situación.
  • Hazle entender que ellos no tienen la culpa de lo que sucede.
  • Enséñale a tus hijos a controlar sus emociones e impulsos y señálale límites a su conducta. Es importante que te relaciones y conozcas a los amigos de tus hijos.

Si tus sospechas son ciertas que lo están acosando mantén la calma. No demuestres tanta preocupación  y que el niño te vea determinante y con actitud positiva en todas tus acciones.

Si ves que tu hijo sufre de miedo o ansiedad puedes acudir a un especialista que lo oriente personalmente. Pedir ayuda no es debilidad sino un acto de valentía que lo ayudara a recuperarse y perder el miedo a la situación.

(Lee también: TDDEA: cuando el niño experimenta estallidos frecuentes y graves de humor)