Errores frecuentes cuando se hace dieta

Errores frecuentes cuando se hace dieta
Errores frecuentes cuando se hace dieta


Las personas suelen cometer muchos errores al momento de hacer dieta. Todos comienzan a hacer dieta con la mejor de las intenciones. Ya sea por perder peso, optimizar la salud general; sentirse mejor consigo mismos o mejorar su autoestima y sus niveles de energía. Nadie quiere fracasar cuando comienza una dieta.

Aunque es exactamente lo que les sucede a cientos de personas anualmente. Existen miles de razones por las que una dieta falla.

Las expectativas poco realistas de perder demasiado peso de golpe, las dietas extremas que eliminan grupos alimenticios y la ansiedad oral son algunas. Estudios han demostrado que una vez que la dieta llega a su fin; muchas personas no sólo recuperan todo el peso que bajaron. A veces, inclusive engordan más que al principio. El problema es que la mayoría ignora los siguientes errores típicos.

Errores comunes al hacer una dieta

Eliminar demasiadas calorías: Si bien es cierto que la única forma de perder peso es quemar las calorías que ingiere, reducirlas drásticamente no acelerará el proceso. De hecho, si elimina demasiadas calorías, su cuerpo entra en un modo primitivo de hambruna que hace que su metabolismo se ralentice.

Este es un mecanismo de supervivencia del organismo que le permite mantenerlo con vida hasta que encuentre más alimento. Por si no lo sabía, la mujer promedio precisa ingerir unas 2000 calorías a diario mientras que el hombre requiere unas 2500 para mantener un peso saludable. Si intenta bajar de peso, el promedio de calorías diario no debería ser inferior a 1200 por día.

Suprimir los carbohidratos: Muchos están a favor de eliminar por completo los carbohidratos de su dieta. Suprimir cualquier grupo alimenticio en su totalidad no es una práctica nada saludable. Los carbohidratos también incluyen productos integrales que contienen vitaminas esenciales como la B y le E, al igual que proteínas y antioxidantes.

Asimismo, permiten equilibrar los niveles de azúcar en sangre y lo ayudan a sentirse satisfecho por más tiempo. No los elimine por completo. En cambio, controle el tamaño de las porciones y evite los carbohidratos altamente procesados cada vez que pueda.

Excederse en el tamaño de las porciones: Numerosas personas cometen el error de ignorar o subestimar el tamaño de las porciones. Si es bueno para su salud, entonces puede comer demasiado. No importa qué tan nutritivo sea su almuerzo, excederse en las cantidades inevitablemente lo hará subir de peso.

Una porción de 85 gramos de carne de res, pescado o ave de corral no debería ocupar más de la mitad o un tercio de su plato. Equivale al tamaño de un mazo de cartas. Una taza de cereal equivale al tamaño de su puño y medio tazón de helado tiene el tamaño de una bola de tenis, no de béisbol.

El tamaño sí importa cuando se trata de porciones de comida y de tratar de perder o mantener un peso saludable.

Temerles a los alimentos grasosos: Muchos productos dietéticos son bajos en grasas o directamente no las incluyen entre sus ingredientes, como si eso fuese algo bueno. La mayoría de las personas teme comer grasas por miedo a subir de peso.

Los alimentos procesados eliminan las grasas, pero las reemplazan con azúcares refinados, sal y demás aditivos dañinos para engañarlo y hacerlo comer de más, lo que se traduce en mayores ganancias.

Lo cierto es que muchas grasas naturales son partes esenciales de una dieta saludable. Le permiten sentirse satisfecho por más tiempo y contienen vitaminas y minerales. Aguacates, frutos secos, aceite de oliva y pescados como el salmón son algunas fuentes deliciosas y saludables de grasas naturales que puede incorporar a su dieta.

(También puedes leer: Ejercicios de bajo impacto que queman calorías)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.