Estar de mal humor, el motivo que te puede hacer engordar

Estar de mal humor
Según señala la nutricionista Sigrid Pimentel Martin: las emociones son energía que se transforma

Las emociones son energía que se transforma en sobrepeso

Si eres una persona que suele estar de mal humor es mejor que controles más tu temperamento. Esto podría ser unos de los motivos por lo que no has logrado bajar esos kilos de más.

(Lee también: La Calistenia, técnica de ejercicio con solo el peso del cuerpo)

Según el nutricionista Juan Manuel Romero Villa esos innumerables intentos fallidos por adelgazar y no ver resultados se debe sencillamente: a tu mal humor. ¿Y por qué sucede eso? te preguntaras. Relájate toma un respiro y prepárate para la verdad. Según señala la nutricionista Sigrid Pimentel Martin: las emociones son energía que se transforma  en: sobrepeso, indigestión, un sistema inmunológico débil o cualquier otro padecimiento anómalo. En nuestro caso estamos hablando del enojo la cual se puede traducir en emociones negativas.

En otras palabras significa que cuando estamos enojadas nuestro organismo genera estrés segregando entre otras cosas, dos hormonas: Adrenalina y cortisol. Esta última aumenta los niveles de azúcar en la sangre. En consecuencia se origina un proceso de inflamación donde las  células no pueden liberar su energía ocasionando un aumento de peso repentino.

Estar de mal humor
En nuestro caso estamos hablando del enojo la cual se puede traducir en emociones negativas.

Estar de mal humor. Una protección a través de la grasa

Pimentel ha dado a conocer que muchos psicólogos consideran que las emociones negativas se canalizan a través de las comidas. Esto trae como consecuencia que la persona se sienta protegida a través de la grasa que rodea su cuerpo. Presta atención, hay una razón mucho más sencilla por lo que estar enojada también te hace engordar. Cuando estamos enojados por lo general comemos más de lo normal. En ese momento nuestra mente no logra procesar que estamos comiendo en exceso y seguimos comiendo. Lo hacemos hasta que sentimos que se llena ese vacío o ansiedad.

Si eres de esas personas que se enojan con facilidad o tienen una actitud negativa todo el tiempo recuerda: las emociones negativas como el enojo también se ven reflejadas en el metabolismo, ¡así que relájate y vive más feliz!

(Lee también: Las mancuernas combaten el sobrepeso ¿Lo sabias?)