Las complicaciones más habituales de la implantología dental

infección del implante dental
Las infecciones periimplantarias, son una de las complicaciones más comunes de la implantología. Imagen vía freepik.es

Concientizar sobre la higiene y el cuidado bucodental, es algo que, en este portal, realmente nos tomamos muy en serio. Por ello, es habitual que, asesorados por lo mejores profesionales de la odontología, compartamos diversidad de información sobre este tema. De hecho, tanto de la importancia de reponer piezas dentales perdidas, como de los beneficios de los distintos procesos para la implantación dental, hemos conversado en varias oportunidades. No obstante, hoy quisimos profundizar sobre las complicaciones más comunes relacionadas con este procedimiento, específicamente en el tan poco conocido «rechazo» o infección del implante dental. Si has pasado por un proceso de implante recientemente, te invitamos a continuar leyendo lo que nos ha aclarado en IMPLANTOLOGÍA Fernando Castro Rojas.

¿Cuáles son las complicaciones más comunes relacionadas a la implantología?

Si bien el avance tecnológico, ha hecho posible la simplificación de este procedimiento, convirtiéndolo en uno mínimamente invasivo y prácticamente indoloro; todavía existen una serie de factores en los que poner especial atención al momento de optar por el. En primer lugar, y como siempre resaltamos, la elección de un buen dentista, preferiblemente especialista en cirugía ortodóntica y maxilofacial, es vital para el éxito de esta procedimiento.

Por otro lado, seguir las recomendaciones médicas antes, durante y después de la cirugía, tener una correcta higiene bucodental y, acudir con regularidad a consulta odontológica; también reducen en gran medida, las probabilidades de presentar complicaciones con los implantes dentales y más aun, de sufrir una infección del implante dental.

Respetando un orden cronológico, las complicaciones de los implantes dentales se podría clasificar de la manera siguiente:

  • Pre-quirúrgicos: que a su vez también pueden ser ocasionados por diversos factores, desde una mala ejecución por parte del dentista, hasta la pérdida o ausencia de los huesos maxilares y/o mandibulares. También entran en este grupo, las condiciones de salud preexistentes; la gingivitis, la periodontitis o incluso, la diabetes si no está debidamente controlada.
  • Durante la cirugía: casi siempre se originan a partir de los factores mencionados en el punto anterior, no obstante, con la planificación adecuada, un correcto descarte odontológico y la combinación con innovadoras tecnologías, son totalmente evitables.
  • Post-quirúrgicos: aunque pueden variar en cuanto a la causa, en la gran mayoría de los casos se debe a una infección del implante dental que compromete la estabilidad del implante e incluso, puede provocar su pérdida. También influyen otro factores, como problemas de osteointegración o traumatismos fuertes que originen la fractura del implante.

Como bien mencionamos al inicio, en esta oportunidad quisimos centrarnos en las infecciones de los implantes dentales. De acuerdo con el Dr. Castro Rojas, éstas son unas de las complicaciones más comunes relacionadas a este procedimiento y, muy frecuentemente, por una mala higiene dental del paciente.

¿Qué ocasiona una infección en el implante dental?

complicaciones de la implantología
Tanto las infecciones en implantes dentales, como cualquier otra complicación relacionada, puede prevenirse tratándose oportunamente con profesionales de la salud dental. Imagen vía freepik.es

Lo primero que hay que tener claro es que, aunque la tecnología ha avanzado y ha logrado que la calidad de los materiales para un implante sean mínimamente perjudiciales, estamos hablando de una pieza metálica (titanio o zirconio) que se introduce dentro de nuestra cavidad bucal. Si bien ya hemos aclarado que un implante dental puede durar toda la vida, también hicimos hincapié en la importancia de los cuidados post-quirúrgicos para conseguir este objetivo.

Al hablar de una infección en los implantes dentales, hay que considerar que existen distintos tipos, algunos de frecuencia poco habitual y otros, excesivamente comunes.

Los menos frecuentes (menos del 5% de casos), son los que comúnmente se conocen como «rechazo al implante» y suelen producirse en un período muy corto de tiempo luego de la cirugía. Las causas pueden variar de acuerdo al paciente, al dentista, o la técnica empleada, pero en términos generales se generan por: baja calidad de los materiales empleados o un lento y deficiente proceso de cicatrización producto de condiciones preexistentes.

Por otra parte, también existen algunos tipos de infecciones que, pasados meses o incluso años, pueden afectar los tejidos alrededor del implante. En este caso, la causa principal es la mala higiene bucodental acompañado de una falta de control odontológico. De acuerdo a la gravedad de la infección, puede ocasionar dos tipos de procesos inflamatorios o enfermedades periimplantarias: la mucositis periimplantaria (gravedad leve o moderada) y la periimplantitis (alta gravedad e irreversible).

¿Qué es la mucositis periimplantaria?

Se conoce como mucositis a la reacción inflamatoria leve o moderada que afecta la mucosa periimplantaria. Su causa principal es la formación de sarro o placa dental alrededor del implante, no obstante el consumo de tabaco también podría incrementar el factor de riesgo. Se podría decir que esta condición, presenta sintomatologías muy similares a la de una gingivitis; inflamación de las encías, sangrado, dolor… De ser tratada a tiempo por el especialista dental, es una absolutamente reversible.

¿Qué es la periimplantitis?

En términos simples, podríamos describir la periimplantitis como una complicación grave de la mucositis periimplantaria. Ocurre cuando la presencia de placa bacteriana es tan elevada, que debilita no sólo los tejidos alrededor del implante, sino también propicia la pérdida ósea que brinda soporte. Se considera una lesión de tipo irreversible que origina la necesidad de remover todo el implante para optar por otro tipo de tratamientos. Es una complicación que puede originarse incluso años después de la colocación de los implantes.

¿Cómo evitar las infecciones periimplantarias?

Para prevenir la aparición de infecciones periimplantarias, así como cualquier otra alteración bucodental, la regla básica es la misma: control odontológico oportuno y una correcta higiene bucal. Asimismo, la elección de un implantólogo con experiencia comprobable, también juega un papel fundamental. De hecho, actualmente existen profesionales especializados para revertir o solucionar cualquier tipo de complicación con los implantes antes, durante y después del procedimiento.

implantes para complicaciones
Vía doctorfernandocastro.com

Uno de ellos, es el Dr. Castro Rojas quién ideó una técnica de implante doble o removible para evitar la necesidad de una segunda cirugía, en caso de que el paciente a fututo desarrolle periimplantitis. Puedes obtener mayor información sobre este tipo de implante, conocer más de los riesgos de la infección del implante dental, o de cualquier otra complicación relacionada con la implantología, contactando sus servicios profesionales a la brevedad.

También podría interesarte: La importancia de las pruebas de ADN para la sociedad