Ingesta excesiva de sodio ¿Cuál es la respuesta de nuestro cuerpo?

Ingesta excesiva de sodio
Una ingesta exagerada de sal es perjudicial para el cuerpo porque causa graves daños a riñones

El consumo de sal es esencial para nuestro organismo

Una ingesta excesiva de sodio hace que sintamos sed y también que retengamos líquidos en exceso. Esto se debe a que los riñones trabajan con dificultad. Consumir sal o sodio es esencial para nuestro organismo pero hay que hacerlo con moderación.

(Lee también: Conoce las opciones de calorías saludables)

Una ingesta exagerada de sal es perjudicial para el cuerpo porque causa graves daños a riñones, cerebro y otros órganos.

Ingesta excesiva de sodio. ¿Qué sucede entonces?

  • Hinchazón. Un exceso de sodio puede ocasionar que aparezcan edemas en el cuerpo. Es decir, hinchazón en nuestras manos, pies, piernas o rostro. Esto es consecuencia del impacto directo que ocasiona la sal en nuestros riñones.
  • Mucha sed. También puede provocar deshidratación y eso origina unas inmensas ganas de beber agua todo el tiempo. Lo que sucede es que el cuerpo intenta compensar el equilibrio entre agua y sodio. Puede empeorar la condición de los edemas.
  • Ritmo cardiaco acelerado. Con el tiempo puede ocasionar hipertensión arterial y aumentar el riesgo de sufrir algún tipo de cardiopatía. Por ejemplo un ritmo cardiaco acelerado o taquicardia.
  • Excesiva ganas de orinar. Al orinar en exceso el cuerpo desecha parte de las reservas de calcio provocando debilitamiento en los huesos y dientes. También puede desarrollar desordenes en el proceso de micción por ejemplo querer orinar y no poder hacerlo.
Ingesta excesiva de sodio
Con el tiempo puede ocasionar hipertensión arterial y aumentar el riesgo de sufrir algún tipo de cardiopatía
  • Malestares estomacales o aparición de ulceras. Puede causar la aparición de ulceras en el estomago, además, de infecciones e indigestión. Se ha demostrado que consumir muchos alimentos salados puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de estomago.
  • Consecuencia en nuestra conducta o cerebro. Tener un alto consumo de sal puede afectar nuestros niveles de racionamiento cognitivo. Según la Sociedad Española de Cardiología el exceso de sodio puede ser tan peligroso para el cerebro como la cocaína.

Pero no la elimines por completo

La sal es necesaria porque contribuye al bienestar del organismo pero si excedes de los límites regulares puedes sufrir graves consecuencias. La recomendación es que niveles la ingesta de sal en tus alimentos.

(Lee también: Cigarros electrónico: ¿Acaso son mejores menos dañinos para la salud?)