La lactancia artificial: un cambio importante en la vida del pequeño

lactancia artificial
Un bebé de seis a ocho meses debe tomar unos tres biberones de 230 ml al día.

Dudas frecuentes de las madres

No hay duda que la lactancia materna es el mejor alimento para el recién nacido. Pero al pasar los seis meses y debido a algunas circunstancias, como la vuelta al trabajo de  la madre, muchas de ellas optan por la lactancia artificial para alimentar al bebé. Ya que es un cambio importante en la vida del bebé es normal que surjan dudas. Aquí trataremos de disiparlas.

(Lee también: Lactancia inducida ¿Es posible?)

La lactancia artificial. Lo que debes saber

¿Con que frecuencia se debe dar el biberón? Por lo general en el envase de las leches de fórmula infantil te indican la frecuencia con la que debes dar el biberón. Por ejemplo, un bebé de seis a ocho meses debe tomar unos tres biberones de 230 ml al día. Aunque no todos los niños son iguales así que déjate guiar por su apetito.

¿Cómo prepararlo? Lo mejor es hacerlo antes de que el pequeño llore por hambre. Previamente la persona debe haberse lavado las manos y haber desinfectado todos los utensilios hirviéndolos durante un minuto.

Hierve el agua por un minuto y déjala enfriar a temperatura ambiente. Luego viértele la medida recomendada y agregas los cacitos rasos de leche en polvo que señala el fabricante. Agita bien para mezclar.

La lactancia artificial
No todos los niños son iguales así que déjate guiar por su apetito.

¿Se debe esterilizar el biberón en cada toma? Los bebes no tiene aun desarrollado el sistema inmunizado. Es por eso que se hace necesaria una correcta higiene, fundamental para su sano desarrollo. Después de la toma el biberón y la tetina deben asearse con agua y jabón y utilizar un cepillo especial para llegar al fondo.

Para dar el biberón

¿Cómo dar el biberón? Escoge un lugar tranquilo y cómodo y toma a tu hijo en tus brazos. Con la tetina acaricia la mejilla del pequeño y él girará sin necesidad de forzarle y abrirá su boquita. A continuación vuelca el biberón hasta que se llene de leche y no se llene de aire. Si ve que no quiere más, no lo fuerces. Es posible que requiera que le ayudes a expulsar el aire y así le puedes ofrecer más. Si al cabo de una hora no quiere más tira la leche preparada.

(Lee también: Alimentación de la madre durante la lactancia. Recomendaciones)