Consejos para la Lactancia Materna en bebés de 0 a 6 meses

lactancia materna
lactancia materna

La lactancia materna es el mejor proceso de alimentación que se puede ofrecer a un recién nacido o lactante durante los primeros meses de su vida. La leche materna es un alimento completo que aporta todos los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse.

Además, tiene efectos positivos demostrados sobre su salud, ya que reduce la incidencia y/o gravedad de múltiples infecciones (gastroenteritis, infecciones de vías respiratorias, otitis, bacteriemias, meningitis e infecciones urinarias, entre otras).

También protege contra el síndrome de muerte súbita, diabetes, enfermedad de Crohn, linfoma y otras enfermedades inmunológicas y alérgicas.

No requiere preparación previa, es higiénica, disponible en todo momento a la temperatura adecuada para el bebé y no representa un gasto para la familia.


La lactancia materna debe iniciarse en los primeros 30 minutos después del parto. Esto estimula la ‘bajada de la leche’ y pueda iniciarse la lactancia materna. Es importante que exista un contacto piel a piel con el bebé inmediatamente después del parto.

La leche materna debe ser el único alimento del bebé hasta los 6 meses de edad. No debe darse ningún líquido o alimento hasta que el sistema digestivo del bebé esté maduro para consumirlo.

No solo el bebé se beneficia con la lactancia materna, la madre también

La lactancia materna también actúa de manera beneficiosa sobre el organismo de la madre, ya que disminuye el riesgo de hemorragia posparto, favorece la contracción uterina y reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario premenopáusico.

Toda madre está capacitada para dar el pecho a su hijo/a. Aunque los primeros días pueden ser difíciles tanto para la madre como para el niño, con ganas, ilusión, paciencia y buenos consejos se consigue una lactancia satisfactoria en la mayoría de los casos.

Es frecuente que la madre se haga muchas preguntas: ¿podré darle el pecho? ¿tengo suficiente leche? ¿es buena? ¿cuánto tiempo tiene que pasar entre toma y toma?.

Solo debes estar segura de ti misma.


Consejos y recomendaciones para iniciar una lactancia materna satisfactoria

  • Hay que iniciar la lactancia lo antes posible, en sala de partos o durante la primera hora de vida: es el momento en que el recién nacido está más despierto. Con un reflejo o instinto de succión vigoroso, antes de sumirse en un profundo sueño.

Es importante porque favorece el aprendizaje del recién nacido y porque estimula la subida de la leche.

  • La lactancia exclusiva con leche materna conviene mantenerse hasta el 6º mes: es beneficioso dar el pecho sea cual sea la duración de la lactancia. Pero para potenciar al máximo sus efectos es importante alimentar al lactante exclusivamente con leche materna hasta los 6 meses y continuar como mínimo hasta el año de edad.

A partir de los 6 meses, deberán también introducirse otros nutrientes.

lactancia materna
lactancia materna


Consejos prácticos para el inicio de la lactancia

La lactancia debe ser calmada y sin prisas: se trata de una lactancia sin reloj, sin tiempos, sin prisas. El bebé marca las pautas de cuánta leche necesita y cuándo.

Postura correcta:  El niño debe tener la boca abierta unos 180°, los labios evertidos, y debe abarcar toda la areola con la boca. No es recomendable hacer la pinza con los dedos para que salga más leche, ya que en realidad sólo se logra obstruir algunos conductos.

Hay que colocar al niño de modo que el pezón le quede al nivel de la nariz o del labio superior. Entonces, se aproxima el niño al pecho (no al revés). La postura convencional es aquella en la que la barriga de la madre y la del niño se tocan (pide consejo para aprender otras).

El bebé marca el ritmo de la lactancia: Recomendamos amamantar a demanda. Esto significa que debes darle el pecho siempre que lo reclame. Un recién nacido no tiene horario, pero poco a poco irá cogiendo el hábito del tiempo.

Para facilitar esta adaptación, es recomendable que el niño pase el mayor tiempo posible con la madre, empezando por la estancia en la clínica. Hay niños muy tranquilos (pocos) que duermen profundamente y no piden comer. En estos casos, se recomienda despertarles cada 3-4 horas para ofrecerles el pecho.

En general, la duración de las tomas es variable y viene determinada por la respuesta del recién nacido y no por el reloj. Al principio, puede que necesite más tiempo en cada pecho, y luego tenga suficiente con un periodo más breve. No olvides que cada niño es diferente.

Bebés dormilones: Hay bebés que por su forma de ser, tienen tendencia a estar dormidos, sobre todo los primeros días después del parto.

En este caso, lo mejor es desnudarles, y darles de mamar sólo con el pañal. Se les puede también espabilar dando unos pequeños toques en las plantas de los pies. Y sobre todo, estar muy pendientes de las primeras señales de hambre. 

Con información de www.guiainfantil.com

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.