Las excusas más utilizadas para no hacer dieta ¿Cuál usas tu?

Las excusas más utilizadas
La actitud derrotista "no tengo fuerza de voluntad"

Con ellos justificas caer en esos pecadillos

Según la dietista-nutricionista Sonia Martinez solemos poner las mismas excusas para justificas esos pecadillos al comer. Aquí te daremos a conocer las excusas más utilizadas para no hacer dietas o dejarla antes de tiempo.

(Te puede interesar: Dieta sana y equilibrada para embarazadas con diabetes gestacional)

Las excusas más utilizadas que no te permiten avanzar

No tengo fuerza de voluntad. Esta es una actitud derrotista y se produce porque nos da miedo el cambio, salir de nuestra zona de confort. A veces ni siquiera hemos intentado llevar a cabo un plan de adelgazamiento adecuado.

Tengo un metabolismo lento. Esta es otra forma de retrasar el momento de  ponerse a dieta. Pensemos bien ¿realmente conocemos el funcionamiento de nuestro metabolismo?

No tengo tiempo para cocinar sanamente. No necesitas de muchas  horas libres para cocinar, todo depende de la organización. Puedes cocinar los platos que requieran más elaboración para los fines de semana y las recetas más ligeras y fáciles entre semana.

Como fuera de casa. Es que ¿en los menús de los restaurantes no ofrecen ensaladas, verduras, frutas, carnes y pescados a la plancha? Si es posible comer fuera de casa de manera saludable.

Saltar las comidas, !Qué error!

Picoteo a deshora y con eso es suficiente para alimentarme. Es un error grave el que saltes las comidas. Creemos que con comer menos vamos a adelgazar y no siempre es así. En este caso nuestro metabolismo se vuelve ahorrador aprovechando todo lo que ingiere. Con ello evita que nuestro organismo reciba los nutrientes necesarios.

Es solo un caprichito. No es porque sea solo uno. Tenemos que ser conscientes de todo lo que podemos llegar a ingerir al día aún en pocas cantidades. Deja de autoengañarte.

Las excusas más utilizadas
Creemos que con comer menos vamos a adelgazar y no siempre es así.

Me pongo a dieta unos cinco días y con eso pierdo lo que quiero. En este sentido, la pérdida de peso brusca en un periodo corto de tiempo es muy perjudicial para el organismo. En ese momento no pierdes grasa corporal, que es lo que importa, sino agua y minerales. Por lo que esto produce el temido “efecto rebote” en muy poco tiempo.

(Te puede interesar: Dieta mediterránea: reduce enfermedad cardiovascular en mujeres)