Función de los mocos para nuestro organismo

La función de los mocos en el organismo
La función de los mocos en el organismo


Para numerosas personas, los mocos son algo desagradable, molesto y repugnante, que debe salir de la nariz. El moco es una sustancia de lo más natural y de origen biológico que siempre se localiza allí en la mucosa, que (si todo marcha bien) jamás se irá de allí; y lo suficientemente fundamental como para que te sientas agradecido por ello, pues te ofrece una protección esencial.

Para comprender mejor, se debe saber más sobre la mucosidad. La mucosidad es una sustancia pegajosa que se genera dentro de la nariz. La nariz y los senos paranasales generan alrededor de un cuarto de galón (cerca de un litro) de mocos por día.

Funcionalidad de los mocos

Estos tienen un trabajo muy significativo: proteger los pulmones. Cuando inhalas aire a través de la nariz, este aire contiene cuantiosas partículas pequeñas, como polvo, gérmenes y polen. Si estas partículas llegan a los pulmones, es posible que los pulmones se irriten o infecten, haciendo difícil la respiración.

Sin embargo, y por suerte, los mocos ayudan a enganchar estas partículas, deteniéndolas en la nariz e imposibilitando su entrada hacia los pulmones.

De tal manera, que una vez que estas partículas se introducen en la nariz, el moco las envuelve y rodea parte de los pelos que recubren el interior de la nariz llamados cilios. Estos pelos ayudan a mover el moco y las partículas atrapadas hacia el frente de la nariz o la parte posterior de la garganta. Cuando la suciedad y otras partículas se pegan y se secan, se crea el moco.

Algunos son pegajosos y blandos, otros secos y duros. Todos tenemos mocos; de modo que, no es nada del otro mundo. En realidad, los mocos revelan que tu nariz está trabajando de la forma que corresponde.

Si tienes que sacarte los mocos, lo ideal que puedes hacer es soplarte la nariz utilizando un pañuelo de papel. Ponerte los dedos en la nariz no es una buena idea, pues los mocos contienen muchos gérmenes. Además, meter los dedos en la nariz puede hacerte sangrar.

(También puedes leer: El estrés en ocasiones no es tan malo)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.