Niños con dificultades para concentrarse: una barrera para su aprendizaje

Niños con dificultades para concentrarse
Muchos de los estímulos que llaman su atención por lo general son más llamativos que lo que tiene que estudiar.

Las tareas académicas resultan estímulos pocos atractivos

Son muchos los niños con dificultades para concentrarse, lo que supone una gran barrera para su aprendizaje y rendimiento. El proceso de atención es algo complejo. Muchos de los estímulos que llaman su atención por lo general son más llamativos que lo que tiene que estudiar.

 (Lee también: 8 curiosidades que tal vez desconocías sobre el espermatozoide)

Las tareas académicas suelen resultar estímulos menos atractivos y difícilmente podrían competir con otros que hay en el ambiente. Como consecuencia de ello los niños se distraen de sus estudios en muchas ocasiones. El estudiar se convierte en una actividad ardua y tediosa y por supuesto no aprenden ni obtienen un buen rendimiento. Centrar la atención se convierte para ellos en un duro reto, para los familiares y profesores en un gran desafío.

¿En qué consiste el proceso de atención? Consiste en focalizar la mente en algo concreto y es imprescindible para que suceda el proceso de aprendizaje. Estos dos procesos son inseparables debido a que para aprender es necesario focalizar la mente en el contenido. De esta manera pueda ser trabajado y procesado y así darle un significado y ser aprendido. Sin atención no se puede aprender prácticamente nada.

Niños con dificultades para concentrarse
Centrar la atención se convierte para ellos en un duro reto, para los familiares y profesores en un gran desafío.

Niños con dificultades para concentrarse. Características de la atención

Con dichas características podemos comprender su funcionamiento y las dificultades de los niños que tiene falta de atención.

Capacidad limitada. Se puede atender a varias cosas a la vez pero sin superar esa capacidad. En este caso cuanto más cosas tiene que atender el niño menos atención presta a cada uno de ellos.

Oscilamiento. La atención no se mantiene fija en un estimulo o tarea de manera constante. Por lo general al pasar un tiempo, la mente cambia su atención a otro foco.

Hay que entrenarlos para que sean capaces de dirigir su atención y esto se convierte en una necesidad educativa que no podemos evitar. Con ello facilitaremos el aprendizaje a través del control de la focalización de sus mentes.

(Lee también: La primera experiencia sexual ¿Determinará nuestras relaciones futuras?)