Nivel de bienestar, como un indicador de la felicidad

Nievel de bienestar

Nivel de bienestar en riesgo

Si los economistas hubieran prestado atención con mucha anterioridad al nivel de bienestar tal vez hoy no nos sorprendería la aparición repentina del populismo y otras adversidades.

Los indicadores económicos que conocemos no nos advirtieron de esas numerosas tendencias que han aflorado. Las tasas medias de crecimiento evitaban ver el decaimiento social de importantes sectores de la población. En cuanto a los índices bajos de paro ocultaban la elevada cantidad de jóvenes con empleos precarios o sin trabajo. Pero ¿cómo pudimos llegar a esto?

Tal vez si hubiéramos hecho un seguimiento del nivel de bienestar como complemento del PIB no nos hubiera sorprendido tanto. Los investigadores de la felicidad en la economía desarrollaron una serie de parámetros. Estos pueden evaluar el bienestar de las poblaciones del mundo. Además, de la influencia del nivel salarial entre otros factores. De esta manera se logró descubrir patrones muy consistentes en las variables que enseñan los mayores niveles de satisfacción. Esta vincula al mismo tiempo sociedades más sanas y longevas.

nivel de bienestar
Las tasas medias de crecimiento evitaban ver el decaimiento social de importantes sectores de la población

(También te puede interesar: Acroyoga, y sus beneficios en el bienestar)

Con relación a las pautas señalada anteriormente la felicidad depende en cierto punto de nuestros ingresos. Así también una buena salud, un empleo y una pareja estable y un objetivo y un propósito en la vida. Nos hemos acostumbrados a medir cómo la gente afronta la vida cotidiana si estamos: satisfechos, estresados o enfadados cuando pensamos en las tareas diarias.

La otra cara

Estos parámetros ponen de relieve la profunda infelicidad que existe a pesar de la prosperidad en Estados Unidos. Es originado porque son vidas, esperanzas y perspectivas diferentes. Hay sectores de la población que tienen fácil acceso a oportunidades: buena educación y salud y un alto nivel de optimismo frente al futuro. Por otro lado están quienes viven desesperados, estresados y disgustados. De hecho, llegan incluso a la desesperanza. También  está la brecha entre ricos y pobres y la división entre las minorías.

Es importante que analicemos las tendencias de bienestar y malestar junto con las estadísticas comunes y así entender mejor el contexto.

(También te puede interesa: Placebo, un efecto de sanación y bienestar)