Piojos y liendres, rumores y remedios que existen para combatirlo

Piojos y liendres
Son parásitos que pueblan las cabezas de los pequeños y ocasionan tanta crisis entre los padres.

Es más frecuente en los más pequeños

Volver al colegio es sinónimo de lápices y cuadernos, libros y amigos pero también puede ser de piojos y liendres. Son parásitos que pueblan las cabezas de los pequeños y ocasionan tanta crisis entre los padres. Cuando es de hacer frente a estos insectos son muchos los rumores y remedios que existen para combatirlos.  Esto es algo pasajero a lo que la mayoría de los niños y padres le han hecho frente.

(Lee también: Piojos en adultos ¿Es posible?)

Piojos y liendres. Algunos mitos para conocer

Solo les pasa a los niños. Es más frecuente que los pequeños de la casa sean quienes tienen estos visitantes. Esto se debe a que son ellos los que más están en contacto con el foco de infección. También es conveniente que los adultos se hagan una revisión del cabello pues pueden contagiarse también.

Es cuestión de limpieza. Aunque sea difícil de creer los piojos tienen predilección por el cabello limpio y en especial el de  las niñas. Tampoco es muy efectivo el corte de pelo ya que se  alojan en la raíz del cuero cabelludo.

Saltan de cabeza en cabeza. Si son rápidos y se extienden con mucha facilidad pero no con la capacidad de saltar de un niño a otro. Su contagio se produce a través de colchonetas, sábanas, toallas y gorras entre otras prendas.

Y ¿Cuál es su mejor tratamiento?

Lo mejor para su prevención es a través de una revisión meticulosa con una liendrera una vez a la semana. Hay que prestar atención en especial en las épocas de alto contagios como en la vuelta al colegio.

También hay remedios efectivos como el vinagre. Este consigue que las liendres se desprendan del pelo pero no desaparezcan. También está el extracto del árbol de té cuyos beneficios no están comprobados porque no aseguran la desaparición de estos parásitos.

Piojos y liendres
Lo mejor para su prevención es a través de una revisión meticulosa con una liendrera una vez a la semana.

Si no ha logrado evitar el contagio es aconsejable ir a la farmacia y adquirir el tratamiento más indicado. Evite el uso del secador y lave las sabanas y peluches a 60º pues la liendres desaparecen a más de 50º.

(Lee también: Sus hijos no quieren comer, ¿Qué debemos hacer?)