Síndrome de Otelo

Síndrome de Otelo
Síndrome de Otelo

Síndrome de Otelo es la enfermedad de los celos extremos. Es un delirio por el cual la persona que lo sobrelleva está sólidamente convencida de que su pareja le es infiel.

La persona se obsesiona con la idea de la infidelidad por parte de su pareja y muestra una serie de comportamientos que se revelan tratando de conseguir pruebas que lo demuestren. Por ejemplo, entrando en la computadora o mirando constantemente el teléfono móvil de su pareja. Además, puede mostrarse violenta o humillar al otro.

En casos excesivos la persona que padece del trastorno puede llegar a matar a otra persona a causa de sus celos.

Generalmente, todo viene de la mente imaginativa de las personas que sufren este síndrome, de modo que es una patología que debe ser estudiada y tratada con el fin de poner fin a ella. Recibe el nombre de Otelo por la obra de William Shakespeare, donde el protagonista, Otelo, mata a Desdémona poseído por unos celos enfermizos.

Causas del síndrome de Otelo

Actualmente, no existe ningún estudio que haya demostrado 100% las causas de este síndrome; sin embargo, hay bastantes elementos que pueden influir en su desarrollo. Algunos de ellos serían el alcoholismo, la esquizofrenia o las adicciones.

Otros estudios han relacionado el síndrome de Otelo con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. Otros explican la relación del síndrome con lesiones cerebrales. Es decir que puede que exista una razón fisiológica en el cerebro para su aparición.

El asunto es que no es solo una cuestión de conductas, sino que además existe un componente emocional que no podemos dejar de lado asociado a la autoestima. Sin embargo, aún queda mucho por avanzar para afirmar cuáles son las causas de este síndrome.

(También puedes leer: Las Neuronas continúan creciendo, sin importar la edad)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.