Tensión muscular por estrés: aprendamos a combatirlo y evitarlo

Tensión muscular por estrés
Si seguimos estando tensos podemos empeorarla sino aprendemos a relajarnos.

El estrés no se limita solo al plano emocional

Hoy en día se sabe que el estrés no se limita al plano emocional sino que también tiene un impacto a nivel físico. Por eso no debemos extrañarnos que después de una semana dura de trabajo terminemos sufriendo tensión muscular por estrés. Si seguimos estando tensos podemos empeorarla sino aprendemos a relajarnos.

(Lee también: La neurosis no se puede confundir con el estrés ¡Cuidado!)

La amígdala y el hipocampo forman parte del sistema límbico y se encargan de almacenar y gestionar las emociones. Sin embargo, el cuerpo también puede aferrarse a las emociones del pasado.

Al experimentar un sentimiento o una emoción se traducen en péptido que se liberan en algún lugar de nuestro cuerpo. Nuestro organismo tiene receptores peptidicos los cuales les permite acceder y almacenar esa información emocional. Esto quiere decir que la memoria emocional se almacena en varias partes del cuerpo y no solo en el cerebro.

Tensión muscular por estrés
Organiza mejor tu jornada y deja de preocuparte tanto

Las emociones que no se expresan no desaparecen sino que se alojan, literalmente, en el cuerpo. En cuanto a las emociones que se expresan se reflejan en el cuerpo. Estas fluyen y desaparecen o se integran armoniosamente sin causar daño.

Tensión muscular por estrés. ¿Cómo podemos evitarlo?

  • Aprende a priorizar. Aprende a saber qué es lo más importante en tu vida. Organiza mejor tu jornada y deja de preocuparte tanto por esas tareas que solo te quitan tiempo y energía. Debes también aprender a delegar y confiar más en los demás. No es necesario que te encargues de todo personalmente.
  • Practicar el mindfulness. Con este tipo de técnica podrás desarrollar una atención plena y cuando llegue el estrés podrás resolverlo inmediatamente antes de que cause daño. Asimismo, te ayudará a vivir más el presente aliviando las tensiones causadas por el futuro.
  • Aplica la reestructuración cognitiva. Esta técnica se utiliza para reconocer y corregir los patrones de pensamiento negativo que alimenta el estrés. Es una técnica requiere un gran esfuerzo, ya que debes identificar esas creencias irracionales que están favoreciendo el estrés y ponerlas en tela de juicio.
  • Practica técnica de relajación. En ocasiones es imposible evitar el estrés por lo que es conveniente tener a la mano un arsenal de técnicas de relajación que te ayude a aliviar tensiones.

(Lee también: Ganas de comer y no es hambre, ¿estrés o ansiedad?)