Tortícolis congénita: tendencia del bebé a mirar hacia un mismo lado

Tortícolis congénita
La palabra tortícolis proviene del latín y se traduce como “cuello torcido”.

Una tendencia de mirar hacia un mismo lado

La tortícolis congénita es una tendencia del bebé de mirar siempre hacia un mismo lado. Aquí aprenderás a conocer esta condición y tomar las medidas necesarias para tratarla.

(Lee también: Los cuidados básicos mas atemorizantes: cortar las uñas de tu bebé)

Tortícolis congénita ¿Qué es?

Con esta condición el bebé tiene la cabeza inclinada siempre hacia un lado y el menton dirigido al lado contrario. La palabra tortícolis proviene del latín y se traduce como “cuello torcido”. Por otro lado, cuando es tortícolis congénita el niños nace con ella, aunque para desarrollarse tarda entre 1 a 2 meses. Es muy frecuenta que ocurra en recién nacidos.

Causas

La tortícolis congénita la causa una lesión del músculo esternocleidomastoideo debido a una mala posición del feto en el utero. También puede deberse a un parto complicado o por instrumento, como forceps, ventosa, entre otros. De hecho, se puede palpar por el lado lateral del cuello del bebé un nódulo cerca del esternocleidomastoideo. Habrán otras causas que el pediatra determinará si la tortícolis evoluciona desfavorablemente.

Concecuencias

El bebé presenta una limitación al no poder girar la cabeza; por tal motivo, la concecuencia es que siempre tenga la tendencia de mirar hacia un mismo lado. Esta lesión dificulta  amamantar al bebé, y provoca un aplanamiento de la cabeza donde la apoya con más frecuencia. Esta condición se le conoce en medicina como plagiocefalia postural y puede ser prevenida, además que no afecta el desarrollo neurológico del bebé.

Tortícolis congénita
Habrán otras causas que el pediatra determinará si la tortícolis evoluciona desfavorablemente.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de cuán grave sea la condición del bebé y la edad. Por lo general con ejercicios y medidas de posturas resulta suficiente para tratarla. El profesional que trate al bebé (pediatra, fisioterapeuta, etc.) enseñarán a los padres para que le aplique una serie de ejercicios específicos. Entre ellos está darle movilidad al cuello en varias direcciones. Una manera de estimular al bebé para que gire la cabeza en el lado lesionado es enseñándole juguetes por ese lado.

Por otro lado, es aconsejado que miestras el bebé se encuentre despierto se coloque boca abajo. En efecto, esto permitirá que fortalezca los músculos del cuello y evitar el aplanamiento de la cabeza.

¿Si le pasará?

En la mayoría de los casos resulta bien la evolución del bebé, por lo que persiste el problema. Si se quiere evitar las concecuencias es necesario tratar esta condición de manera precoz.

Si los resultados no son los esperados el pediatra evaluará hacer unas pruebas adicionales o remitirlo a un especalista específico. Finalmente, hay que destacar que son pocos los niños que serán sometidos a una cirugía.

(Lee también: Traumatólogos recomiendan que los pies de los bebes sientan el suelo)