Volver a usar las piernas: actividad física que promueve la medicina

Volver a usar las piernas
En la medida  que se sube el ritmo la mortalidad para todas las causas disminuye entre el 20% y el 24%.

Un factor de riesgo son los  altos niveles de sedentarismo

Una gran parte de la población mundial vive sentada y están pagando las consecuencias. Ya la medicina más sofisticada que sortea tumores y virus no logra contrarrestar el efecto de  los cuerpos sentados. Es por eso que la medicina promueve una actividad física básica: caminar, volver a usar las piernas. Además, analiza desde hace mucho lo positivo que puede resultar para la salud de la población.

(Lee también: Problemas de circulación en las piernas, algunos consejos para combatirlo)

En los resultados de un estudio se analizaron la actividad física de 50.000 personas entre 1994 y el 2008. También se relacionó con la mortalidad en general y especialmente con las muertes cardiovasculares o por cáncer. Se comparó la diferencia entre quienes caminaban despacio, con ritmo moderado o deprisa. Por supuesto se vieron que las ventajas aumentaban con paso acelerado.

En la medida  que se sube el ritmo la mortalidad para todas las causas disminuye entre el 20% y el 24%. Por lo general, con la mortalidad relacionada a las dolencias cardiovasculares se reduce entre un 21% y 24%. En cuanto a los que fallecen por cáncer no se consiguieron tantas diferencias. Asimismo resultó entre ir moderadamente rápido y muy rápido. Tal vez es porque los que caminan con más intensidad están en mejor forma y estaban protegidos por su hábito. A partir de los 50 años los beneficios en casos de mortalidad son menores. Por debajo a esa edad el efecto es más dudoso.

Volver a usar las piernas
“a los 10 minutos ya se ponen en marcha los mecanismos metabólicos…”

Volver a usar las piernas. El efecto de 10 minutos de caminata en una persona de 50 años.

Además, considerando que trabaja sentada, se desplaza en coche y dedica su ocio a la tele desde el sillón. Según el epidemiólogo Roberto Elosua “a los 10 minutos ya se ponen en marcha los mecanismos metabólicos…”. Con ello pueden mejorar por ejemplo los niveles de colesterol que por la falta de actividad se desequilibran. Además, en ese mismo tiempo mejora el metabolismo de los carbohidratos y de los azucares cuyo desajuste favorece la diabetes.

(Lee también: Piernas de impacto, consíguelas con estos ejercicios)