El botulismo, enfermedad neuroparalítica 

El botulismo, enfermedad neuroparalítica
El botulismo, enfermedad neuroparalítica


El botulismo una grave enfermedad asociada a intoxicaciones alimentarias. Es una de las consecuencias más graves de las intoxicaciones alimentarias y ocasionalmente termina siendo mortal, si no se trata a tiempo.

Por otro lado, las complicaciones van desde debilidad prolongada al mal funcionamiento del sistema nervioso, parálisis o problemas respiratorios agudos; aunque las autoridades sanitarias advierten que los casos no son tan frecuentes.

¿Cómo se produce el botulismo?

Se produce por una toxina que libera la bacteria Clostridium botulinum. La bacteria en sí no es dañina. De hecho, está presente en el medio ambiente de forma general. Por lo tanto, es en los entornos con falta de oxígeno, como las conservas de alimentos; cuando las esporas de la bacteria comienzan a liberar la toxina.

“Esto ocurre mayormente en conservas hechas sin las debidas precauciones y en alimentos inapropiadamente procesados, enlatados o embotellados en casa”, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De mismo modo, el nombre de la bacteria proviene de botulus, la palabra latina para salchicha; pues al momento de su descubrimiento este era el alimento en el que se presentaba con mayor frecuencia.

Por otro lado, La Organización Mundial de la Salud señala que este tipo de intoxicación no se puede transmitir de persona a persona; aunque sí a través de heridas o por inhalación, así como por infección intestinal con C. botulinum en los lactantes.

Pero la toxina botulínica se encuentra y se transmite principalmente a través de alimentos mal procesados o con un nivel de acidez muy bajo.

Así mismo, en la lista de productos a considerar, el organismo internacional incluye conservas vegetales con bajo grado de acidez; tales como judías verdes, espinacas, setas y remolachas. Igualmente, las carnes o pescados crudos conservados mediante procesos de salado o ahumado deficientes también pueden presentar la toxina.

Lo mismo sucede con las vitaminas y los suplementos alimenticios. Así pues, los casos de botulismo de transmisión alimentaria frecuentemente guardan relación con alimentos listos para el consumo empaquetados con poco oxígeno, dice la OMS.

¿Cuáles son los síntomas del botulismo?

Lo primero que puede notar el médico al examinar un paciente intoxicado, es que muestra signos de debilidad muscular o parálisis, como párpados caídos y voz débil.

Las toxinas botulínicas son neurotóxicas, lo cual significa que afectan al sistema nervioso. Se caracteriza por una parálisis flácida descendente que puede producir insuficiencia respiratoria.

Igualmente, los síntomas iniciales incluyen fatiga intensa, debilidad y vértigo, seguidos por visión borrosa, sequedad de boca y dificultad para tragar y hablar.

(También puedes leer: ¿Los niños deben dormir solos o con los padres?)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.