Cólico nefrítico, pistas para saber si estás sufriendo este dolor

Cólico nefrítico, pistas para saber si estás sufriendo este dolor
Cólico nefrítico, pistas para saber si estás sufriendo este dolor

Los síntomas clínicos del cólico nefrítico son: un dolor muy agudo por la parte derecha o izquierda; o ambas, de la zona lumbar, que no se calma en ninguna postura. El paciente se revuelca en la cama debido a esa sensación dolorosa.

En ocasiones, hay hematuria (orina con sangre) debido a que los cálculos lesionan la pared de las vías urinarias. Y si el cálculo se ubica muy abajo, puede provocar dolor en la zona genital (en los testículos en el varón y en los labios mayores de la vagina en la mujer).

Incluso, cuando el cálculo o piedra renal está muy cerca de la vejiga o en su entrada es posible confundirlo con una infección de orina. Si en 72 horas no hay alivio con el antibiótico para la cistitis y con analgésicos esos días; el paciente debe asistir de nuevo al médico porque podría requerir una ecografía y un cultivo de orina.

Por otra parte, cuando las piedras en los riñones son pequeñas y no obstruyen el paso de la orina, pueden ser asintomáticas y descubrirse cuando se hace una ecografía de la zona por otro motivo.

Personas con mayor tendencia a sufrir de un cólico nefrítico

La prevalencia de un cólico nefrítico es parecida en hombres y mujeres. Frecuentemente, se suelen dar entre los 30 y los 60 años de edad, a pesar de que las personas mayores pierden lo que se denomina el reflejo de la sed.

Hay personas que tienen una mayor tendencia a padecer cólicos nefríticos. Entre ellos están los que beben poca agua, los que tienen una enfermedad hereditaria llamada cistinuria. Los pacientes con gota o hiperuricemia, los que tienen cálculos de calcio o hiperoxaluria; y la gente que toma grandes cantidades de lácteos (por ejemplo, cinco yogures al día).

¿Como actuar ante un cólico nefrítico?

Como el dolor es muy fuerte, normalmente el paciente acude a urgencias sin tomar nada que les calme porque ni siquiera les da tiempo. En un primer momento, se puede tomar un analgésico o un antiinflamatorio para ese dolor.

En un porcentaje elevado de ocasiones, el paciente expulsa la piedra. Siempre hay que dar un margen de tiempo, ya que en el 80 por ciento de los casos los cálculos menores de 4 milímetros de tamaño se expulsan solo. Se aconseja ingerir mucha agua y moverse.

No obstante, para piedras más grandes, y siempre que midan más de 2 centímetros, probablemente haya que someter al afectado a litotricia; un procedimiento médico en el que se emplean ondas de choque para la descomposición del cálculo.

(También puedes leer: Tamarindo excelente fruto refrescante)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.