Cuando se llega a la abstinencia sexual ¿Qué sucede?

Cuando se llega
¿Cuándo la abstinencia puede ser un problema?

Menor inteligencia mayor agresividad

Los expertos nos indican que alteraciones sufre nuestro cuerpo cuando se llega a la abstinencia. Es unas de las incertidumbres más comunes entre los psicólogos, que la mayoría de las personas no creemos que la abstinencia afecta directamente nuestra salud.

(Lee también: Matutolagnia, deseo de sexo en las mañanas)

En el reportaje de un conocido diario se habla abiertamente sobre esta duda. Sus resultados científicos demuestran que si influyen. Con ello deja claro que cuanta más abstinencia existe es menos inteligencia y mas la agresividad.

Para explicar sobre esto podemos comenzar con una pregunta ¿Cuándo la abstinencia puede ser un problema? si tienes conciencia del tiempo que no tienes actividad sexual y eso te preocupa, su efecto puede ser peligroso.

Cuando se llega
cuanta más abstinencia existe es menos inteligencia y mas la agresividad.

Existen estudios muy interesantes como los de Els Pazmany en 2014. En este caso, relacionados a la abstinencia sexual no por causas voluntarias sino por algo que lo impide. En él se trata los efectos sobre la autoestima de la persona, aumentando el estado de depresión y ansiedad.

La persona que nunca ha tenido actividad sexual no tiene consciencia de lo que ocurre. Tal vez si se cuida en otros aspectos, la falta de sexualidad no tiene porque ser tan mala. Contrario a una persona que en un momento determinado ha tenido sexualidad y la cesa y la deja. En este caso el perjuicio es mayor porque esta es consciente de esa ausencia. La afectación psicológica se termina traduciendo en otros procesos fisiológicos y orgánicos. Así lo señaló la sexóloga clínica Francisca Moreno quien es codirectora del Instituto de Serología de Barcelona Molero. 

Cuando se llega debido al estrés

El estrés es provocado por condicionantes diversos como la falta de sueño o las preocupaciones diarias. Pero también puede estar conectada con el sexo, según estudios científicos de 2005. Este señaló que “detectó menores niveles de estrés entre quienes habían mantenido relaciones sexuales recientes”.

(Lee también: El 68 en el sexo, una postura que debes probar)