Elefantes guardan la cura para ichthyosis vulgaris

elefantes
elefantes

La enfermedad misteriosa ichthyosis vulgaris, que padece una persona de cada 250, puede tener respuesta. El secreto lo guarda la piel gruesa de los elefantes, lo que les permite tener humedad en el cuerpo.

Para poder entender el descubrimiento realizado por los científicos de la Universidad de Ginebra, en Suiza. Es necesario saber qué es ichthyosis vulgaris.

Se trata de una enfermedad de la piel, que crea escamas gruesas y secas. La gran cantidad de ellas, ocasiona picazón y ardor. El calor, la falta de humectación, y la resequedad son algunos de los síntomas.

También puedes leer: Podemos prevenir el cáncer de mama

Elefantes tienen las respuestas 

elefantes
elefantes

El padecimiento hereditario, que no permite que la piel deseche las células sino que las acumula. Es algo parecido ocurre en la piel de los elefantes. La capa gruesa que muchas veces vemos como lodo, es células de la piel acumulada.

Con esto los elefantes crean una capa protectora del sol. Y ayuda a conservar la humedad de su piel. Hasta ahora era un misterio como se creaba la piel gruesa. Los elefantes recién nacidos tienen piel lisa.

El elefante es el animal más grande del mundo. Como no pueden mudar la piel, las capa gruesa se acumula, posteriormente se cuartea. Entre más años tiene el animal más cuarteada se ve su piel.

Estas grietas hacen que retengan entre 5 y 10 veces más humedad que las pieles lisas. Aquí se concentra el lodo y el agua que ellos se colocan con su trompa.

El estudio realizado por el equipo de biólogos con el microscopio  determinó que debajo de la piel, se crean papilas. Que favorecen la protección del sol y resguardar la humedad. Cosa que no ocurre en la piel humana.

Hasta ahora la ichthyosis vulgaris no tiene cura. Pero el entendimiento y la relación que guarda con la piel del elefante, puede dar paso a conseguirla. De ser así serán beneficiados miles de personas en el mundo.

También puedes leer: 

Una enfermedad que afecta el hueso: la osteoporosis. ¿Cómo prevenirla?