Conoce las diferencias entre varicela y sarampión

Conoce las diferencias entre varicela y sarampión
Conoce las diferencias entre varicela y sarampión

Conoce las diferencias entre la varicela y el sarampión. Las enfermedades eruptivas o con presencia de grano, son más frecuentes en la niñez y en época de frío. No obstante, se prestan a confusiones patológicas, como ocurre con la varicela y el sarampión. Y en realidad, éstas son enfermedades muy diferentes.

La varicela es procedente del virus varicela zoster. Se distingue mediante las lesiones que sobrellevan un estadio de evolución: máculas, ampollas y costras. Se considera una enfermedad benigna, ya que, por lo general, transcurre sin mayor consecuencia en la salud.

Sin embargo, existen algunas excepciones en las que la varicela consigue perturbar al sistema nervioso y llevar a la muerte. Hay un antivírico (llamado aciclovir) que ha demostrado ser eficaz si se administra en las primeras fases de la enfermedad. Existe, además, una vacuna específica.

Varicela consigue perturbar al sistema nervioso
Varicela consigue perturbar al sistema nervioso

Las diferencias entre la varicela y el sarampión

Por otra parte, el sarampión lo ocasiona un virus que se esparce fácilmente entre las personas. Su principal síntoma es una erupción con picazón en la piel y fiebre mayor a los 38 grados centígrados. Esta erupción no se parece al de la varicela, que desaparece al momento de apretar la piel.

El virus se trasfiere a través del aire o por contacto directo con una persona infectada. Y, al igual que la varicela, el sarampión concede inmunidad, es decir, sólo se padece una vez en la vida.

Los síntomas son fiebre, rinorrea, ojos rojos o conjuntivitis y tos; así como las erupciones rojas que por lo general comienzan en la cara y se amplían por el cuerpo entero; lo que provoca una viremia, es decir, perturbaciones en la salud a nivel físico y anímico.

Se pueden presentar complicaciones en oído, testículos, ovarios, que en la actualidad ya no son frecuentes porque el sarampión no es común en México debido a las acciones epidemiológicas que se han realizado, salvo los dos casos de importación de los que se tiene conocimiento.

Un pequeño porcentaje de pacientes se complica con una neumonía. Ocasionalmente surgen complicaciones en el sistema nervioso central. Su mejor tratamiento es el preventivo, a través de la vacunación reglada.

(También puedes leer: La importancia de tener la vacunación al día)