Home CUIDADO PERSONAL DENTAL ¿Por qué es tan importante reemplazar piezas dentales perdidas?

¿Por qué es tan importante reemplazar piezas dentales perdidas?

importancia de reemplazar piezas dentales perdidas
La importancia de reemplazar piezas dentales perdidas va más allá de la estética visual de la sonrisa. Imagen vía freepik

La sonrisa, al igual que los buenos hábitos de higiene bucodental, han sido desde siempre, dos de los rasgos personales más valorados en un individuo. Más aun en la actualidad, donde la imagen personal y las habilidades de comunicación se han convertido en una indiscutible carta de presentación, así como la principal fuente de ingresos de muchos. En este sentido, pensar que la importancia de reemplazar piezas dentales perdidas radica únicamente en la “estética visual” de la sonrisa, es algo sumamente común, casi tanto; como el poco conocimiento que tienen las personas, sobre la cantidad de problemas de salud que puede causar la ausencia de uno o varios dientes.

Afortunadamente y a diferencia de hace algunos años, los procedimientos de implantes dentales o soluciones odontológicas para el reemplazo de dientes perdidos son cada día más versátiles y variadas. Por tanto, más allá de la estética dental, que por supuesto es un factor que no deja de ser relevante; si has perdido una o varias piezas dentales, en este artículo te contaremos por qué es tan importante reemplazarlas.

¿Qué origina la pérdida de los dientes?

Antes de comenzar a hablar de la importancia del reemplazo de piezas dentales, debemos saber cómo o por qué se origina la pérdida de los dientes. Y es que, aunque te cueste creerlo no sólo los traumatismos pueden originar la pérdida dentaria, de hecho, por encima de ellos hay otras causas más comunes, algunas de ellas son las siguientes:

  • Infección por caries: aunque muchos casos las piezas dentales con caries pueden salvarse realizando un tratamiento endodóntico, algunas infecciones son tan extensas o agresivas, que no permiten otra alternativa que la extracción.
  • Enfermedades periodontales: como es el caso de la gingivitis o la periodontitis, ambas comúnmente ocasionadas por el exceso de placa dental. La placa dental, actúa como vehículo de bacterias que atacan los tejidos alrededor del diente y pueden producir fuertes infecciones o necrosis hasta extenderse a las encías.
  • Traumatismos o fracturas dentales: que afecten directamente a la raíz del diente o “mate al nervio”. La pérdida de uno o varios dientes por traumatismos, al igual que las caries pueden ser resueltos con la endodoncia. No obstante, todo va a depender del alcance de la lesión e incluso el avance de ésta en los meses posteriores.
  • Ausencia congénita: es relativamente común que algunas personas nazcan con la ausencia de uno o varios dientes de reemplazo. Por tanto, posterior a la pérdida de su dentición temporal (dientes de leche) deben ser evaluados por un especialista en odontología maxilofacial.
  • Procedimientos odontológicos inconclusos: o también, mal realizados. Esto puede deberse a múltiples factores, desde económicos (falta de presupuesto para concluir con un tratamiento, o búsqueda de economía) hasta psicológicos (miedo irracional a la consulta odontológica).
  • Desgaste severo de los dientes: la pérdida de estructura dental puede ser ocasionada entre otras cosas, por problemas en la mordida, una mala ejecución de tratamientos estéticos como las carillas dentales, o el bruxismo (apretar o rechinar los dientes de manera excesiva).
  • Edad: el desgaste degenerativo de los huesos (y los dientes) a consecuencia de los años es quizás, una de las causas más inevitables de la pérdida de piezas dentales

También hay otro tipo de patologías que, si bien no generan la necesidad reemplazar dientes perdidos, si requieren de su extracción o “pérdida” para no afectar la estética de la sonrisa o la función dentaria. Las más comunes son: el crecimiento irregular de las cordales o “muelas de juicio” o la hiperdoncia (desarrollo o malposición de más piezas dentales de las consideradas normales).

La importancia de reemplazar piezas dentales perdidas

reemplazo de dientes perdidos
Actualmente, los procedimientos para el reemplazo de dientes perdidos son cada día más versátiles y variadas. Imagen vía periodoncista.mx

Es importante mencionar qué, una mordida o dentadura se considera estéticamente perfecta cuando consta de 32 piezas dentales sanas y en buena posición. No obstante, hay casos donde las cordales interfieren con este objetivo y hacen necesario su extracción. Pueden ser dos del mismo lado o las cuatros, pero eso dependerá de la evaluación odontológica.

Ahora bien, sea cual sea el motivo que te hayan hecho tener una dentadura con menos de 28 piezas dentales; considerar el reemplazo de dientes perdidos es fundamental para evitar las siguientes problemáticas:

1. No masticar bien la comida

La correcta masticación de los alimentos es quizás, la principal importancia de reemplazar piezas dentales ausentes y sorprendentemente, una de las que menor consideración tiene. Recordemos que, el proceso digestivo comienza con la masticación, por tanto, no hacerlo correctamente por la falta de una o varias piezas dentales podría considerarse el inicio de una cadena de patologías digestivas. Las más comunes son: el estreñimiento, el síndrome del colon sucio, reflujo o acidez, entre muchas otras que afectarán directamente tu calidad de vida.

2. Alteraciones en las encías

Ante la ausencia de una pieza dental, es mucho más probable que los alimentos se incrusten en el espacio vacío causando hinchazón o alteraciones en las encías. Este hecho, también aumentará las posibilidades de desarrollar enfermedades periodontales. En el caso de una periodontitis severa, por ejemplo; las bacterias alojadas pueden entrar en el torrente sanguíneo y causar infecciones en otros órganos o alteraciones cardiovasculares.

3. Movimiento o migración de otros dientes

Cuando se pierde un diente de forma irreversible y no se opta por los implantes dentales para rellenar ese espacio, las demás piezas dentales pueden migrar o desplazarse lentamente causando malposición o irregularidades en la mordida.

4. Más pérdidas dentales

Si se cae un diente sin motivo aparente o con conocimiento de causa, pero no se considera el reemplazo de esa pieza o tan siquiera visitar a un odontólogo para un diagnóstico y tratamiento oportuno, podríamos enfrentarnos a más pérdidas dentales en el futuro.

5. Problemas de lenguaje o vocalización

La importancia de reemplazar piezas dentales está directamente relacionada con la correcta articulación de las palabras, así como con la fonética de las mismas. Esto, porque los dientes actúan como soporte de la lengua o el labio para la emisión de determinados sonidos. La ausencia de piezas dentales, particularmente las incisivas (delanteras) puede generar problemas de pronunciación y dificultar el entendimiento un mensaje, especialmente tratándose de las consonantes F, V o Z.

6. Baja autoestima

La falta de dientes, por el motivo que sea, si es visible o genera alteración de los rasgos faciales, puede desencadenar todo tipo de complejos y afectar directamente la autoestima personal. Si a ello le sumamos otros factores como la mala vocalización, no es de extrañar que esa persona desarrolle problemas psicológicos asociados con la baja autoestima: depresión, ansiedad, dismorfofobia, dificultad para socializar… más aún si hablamos de un adolescente.

En vista de todos estos factores y tomando en cuanta qué, se considera como “persona saludable” a aquella que goza de un equilibrio entre su salud física, mental y emocional; la importancia de reemplazar piezas dentales perdidas para alcanzar este objetivo, es indiscutible. 

Las mejores alternativas para el reemplazo de piezas dentales perdidas

implantes dentales
Los implantes dentales son la alternativa más común y tradicional para el remplazo de piezas detales perdidas. Imagen vía periodoncista.mx

Para reemplazar dientes perdidos, lo principal es la consulta odontológica. De acuerdo a la gravedad u origen de la lesión, el dentista elaborará un plan de tratamiento y es posible que antes de llegar al punto del reemplazo dental; seas evaluado tanto por un endodoncista, un periodoncista o incluso un cirujano maxilofacial. Las alternativas para el reemplazo generalmente las determina el número de dientes perdidos.

En caso de la pérdida de una sola pieza, lo más común es realizar un implante dental. Y, dentro de los implantes dentales, también hay dos tipos: endo-óseos u osteointegrados que paulatinamente de unen con los huesos maxilares y los subperiósticos que se integran a través de un marco de metal. Asimismo, también pueden diferenciarse por el tipo de material con el que son realizados: existen implantes dentales de zirconio e implantes dentales de titanio, siendo éstos últimos los más tradicionales.

Otra alternativa para el reemplazo de dos o más dientes perdidos, son los puentes de prótesis removibles o puentes de prótesis fijas. Las primeras no muy recomendadas puesto que, al ser removibles, suelen generar incomodidad, pueden caerse o dificultar la mordida. Por su parte, los puentes de prótesis fijas por lo general se apoyan en uno o más implantes dentales.

En cualquiera de los casos, será la evaluación odontológica lo que determine el curso del tratamiento adecuado para cada paciente. Si tienes un problema dental que pueda ocasionar la pérdida dentadura o si ya has perdido un diente, esperamos que después de conocer la importancia de reemplazar piezas dentales perdidas, acudas con celeridad con tu odontólogo de confianza para iniciar tu tratamiento.

También podrías leer: ¿Cómo encontrar una residencia para mayores de calidad?